Ir al contenido principal

Cómo aparecer en los medios de comunicación

Es la gran pregunta que se hacen organizaciones, empresas, dirigentes y demás actores sociales que buscan presencia mediática sin pagar. La respuesta es simple: hay que ser noticia.

Noticia: algo nuevo, novedoso, que le interese a cierta cantidad de personas, que merece ser difundido.

Si un empresa u organización, si un personaje o un colectivo de personas generan una noticia, tienen muchas posibilidad de aparecer en los medios de comunicación. ¿La razón? La prensa y a los periodistas se alimentan de noticias.

Justamente hacer un trabajo de búsqueda de hechos noticiables en una organización es nuestra especialidad. Quizás lo que parezca común y corriente para el especialistas, no lo sea para un periodista y menos para el gran público.

De ahí la importancia de contar con alquien quien, con ojo "clínico noticioso" detecte lo que potencialmente puede ser novedoso, que le interese a cierta cantidad de personas y que para eso merezca ser difundido. Acá estamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni objetiva ni neutral: la BBC es imparcial

La imparcialidad es uno de los sellos distintivos del periodismo que hace la BBC. No todo el periodismo es, ni necesita ser, imparcial. Mucho del buen periodismo lo hacen periódicos que tienen una visión particular del mundo.

Los lectores pueden elegir si compran/leen ese periódico u otro que comparta su visión –o la cuestione.

Pero el periodismo de la BBC es diferente. Lo pagan principalmente las personas que compran una licencia de televisión en Reino Unido.

Esto significa que la BBC es responsable, no ante los gobiernos, sino ante las personas que pagan por su servicio: personas que tienen y expresan el abanico más amplio posible de opiniones. Gente con una extraordinaria diversidad de características sociales, culturales y religiosas.

 E implica que la BBC no puede "casarse" con ninguna visión del mundo en forma deliberada e intencionada.

Políticos y redes sociales: aciertos y errores

El uso de las redes sociales se ha normalizado en la vida política. Y los líderes las emplean para trasladar mensajes y para provocar debates sobre determinadas cuestiones de interés.

En ese sentido, el nivel de la política 2.0, al menos en España, es bastante aceptable. Así lo asegura Juan Pablo Bellido, periodista español y profesor universitario.

“Los responsables políticos han sabido rodearse de buenos profesionales para gestionar de manera eficiente sus perfiles sociales y, de este modo, rentabilizar esta potente herramienta de comunicación con sus potenciales electores”, dijo.