De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

20 de diciembre de 2011

Hace 10 años, La Marchigiana prohibía la entrada a políticos

Si hay un restaurante tradicional en Mendoza, ese es La Marchigiana. Es el preferido de empresarios y políticos, que no dudan en ocupar las mesas y sentirse como en casa. 
Hace 10 años, cuando el país se debatía entre continuar como tal o disolverse, por la tremenda crisis fiscal, el Gobierno nacional dejó de girar fondos para los comedores comunitarios, concurridísimos en aquellas épocas de vacas flacas. 
Fernando Barbera era –y es– uno  de los colaboradores más entusiastas de aquella forma de contención social directa que les daba a los más pequeños el derecho constitucional a alimentarse y, de ahí, intentar proyectarse. Cuando comenzaron a escasear los fondos para las cuestiones más elementales, siempre con la intención de pagar deuda y cumplir con las ridículas condiciones del FMI, los pibes quedaron a la deriva. 
Entonces fue cuando Barbera reunió a sus padres y a sus empleados y les planteó la idea: prohibirles la entrada a políticos y funcionarios  públicos a La Marchigiana hasta quese recompusiera el envío de fondos para los comedores comunitarios. La decisión la transmitió a través de una solicitada, que, como era de prever, levantó una polémica afiebrada. 
A 10 años de aquel hito de la fractura entre dirigencia política y sociedad, el dueño del restaurante más tradicional de Mendoza cuenta los porqués de la decisión, los errores que ahora observa y su visión como actor comprometido. 

19 de diciembre de 2011

El 19 y 20 de diciembre del 2001, la prueba de fuego para la Constitución nacional


Tras el estallido del 19 y 20 de diciembre, exactamente 10 años atrás –de lo que se ha escrito muchísimo–, la Constitución nacional debió ponerse al frente de un país al borde de la anarquía y, desde sus páginas, ordenar la sucesión tanto de Fernando de la Rúa como de los que siguieron, hasta Eduardo Duhalde, quien casi completó el mandato del radical.
Fueron dos semanas, 12 días más precisamente, hasta el 2 de enero del 2002, en las que la montaña rusa en la que se había convertido Argentina nos tenía reservadas las curvas más cerradas.
A continuación, un repaso de lo que vivimos en aquel horroroso final del 2001.

1 de diciembre de 2011

Hace 10 años, comenzaba un diciembre imposible de olvidar

El último mes del 2001 se inició con el corralito, medida que tuvo efectos nefastos en la inconducente economía de aquellos años. A partir del 1 de diciembre comenzó a desmoronarse una estructura de poder que duró 25 años, desde marzo de 1976. Día por día, qué pasó en Mendoza y en Buenos Aires aquel verano en el que vivimos en peligro.


Cristian Ortega
cortega@elsoldiario.com.ar

En unos días se cumplirán nada menos que 10 años del estallido del 19 y 20 de diciembre del 2001, cuando la mayor manifestación popular de la historia argentina expulsó del poder a Fernando de la Rúa y puso en tela de juicio a toda la clase dirigente política argentina.

Se trató de la culminación de una matriz económica y política impuesta a sangre y fuego el 24 de marzo de 1976, y que se extendió durante más de 25 años. El fin fue, nada menos, que desarmar el país industrial y justo socialmente que se construyó, no sin enfrentamientos, durante las décadas anteriores.
El modelo de la dictadura que no pudo cambiar Raúl Alfonsín y que profundizó hasta el paroxismo Carlos Menem dejó a uno de los países menos desiguales de América latina al borde de la desaparición –no es una exageración–, con la mitad de su población pobre y tasas de desempleo inéditas, con un Estado raquítico y con sus mayores recursos en manos privadas (y, en su mayoría, extranjeras) tras la década canalla de los 90.
En el 2001, con un patético Fernando de la Rúa, el notorio deterioro de las condiciones de vida y la manifiesta intención de la clase política de no cambiar la matriz económica para nunca ofender siquiera a los organismos internacionales de crédito, fue el año de la furia –sobre todo de la clase media argentina– que tomó las cacerolas y, con una vehemencia inusitada, le pasó factura a los personajes que siempre, indefectiblemente, pusieron primero los intereses del establishment nacional e internacional por sobre el bienestar del conjunto de la sociedad.
A continuación, el repaso de los acontecimientos, en Buenos Aires y también en Mendoza, de un mes que nos encontró a los argentinos preguntándonos por la existencia futura de la República, que vivió, tras el saqueo y las prácticas neoliberales, la crisis político-económica más dramática en 200 años.

23 de noviembre de 2011

Esto pasa cuando no hay justicia

¿Resucita el pinochetismo en Chile de cara a las elecciones?

Por Mauricio Weibel, de la agencia Dpa


Los ministros, guardaespaldas y seguidores del ex dictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990) golpearon esta semana a la política chilena, avergonzaron al Gobierno y defendieron asesinatos cometidos por sus hombres.
La operación, en la antesala de las elecciones municipales del 2012 y presidenciales del 2013, tuvo como eje el homenaje en el Club Providencia al brigadier en retiro Miguel Krassnoff, quien cumple penas de 144 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad.

15 de noviembre de 2011

A diez años del estallido del 2001: Roberto Iglesias

A continuación, una entrevista realizada por Daniel Calivares (@danicalivares) al gobernador de Mendoza en aquellos años, el radical Roberto Iglesias. El material fue publicado originalmente en diciembre del 2008 en El Sol (www.elsolonline.com), aunque vale la pena repasarlo. Va la versión completa.

Roberto Iglesias, gobernador durante la crisis del 2001: “El 20 de diciembre a De la Rúa lo acompañamos sólo tres gobernadores”

Por Daniel Calivares


Hace siete años, diversos puntos del país se transformaban en una marea de personas que sólo reclamaban una cosa: que el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, renunciara a su cargo.
Hacia meses que venía haciendo eclosión una crisis que había comenzado con un modelo económico que se había impulsado durante la última dictadura militar y que el gobierno de Carlos Menem se había encargado de profundizar durante la década del 90.
Ese mismo modelo, que provocó que el justicialismo perdiera las elecciones contra la Alianza, encabezada por Fernando de la Rúa y Carlos Chacho Álvarez, siguió subsistiendo y terminó de sucumbir el 20 de diciembre con la renuncia del mandatario a la magistratura nacional, tras dejar a su paso miles de nuevos pobres e indigentes y más de 30 muertos por una salvaje represión desatada en Capital Federal, Córdoba y Rosario, principalmente.

En Mendoza. Mientras el gobierno de De la Rúa caía, en Mendoza, el gobernador Roberto Iglesias intentaba que en la provincia no ocurriera lo mismo que mostraban las imágenes de televisión.
No era casualidad que hubiera preocupación, de hecho, los primeros saqueos ocurridos en esos días habían comenzado en Mendoza, lo que había llevado al Gobierno provincial a hacer un reparto masivo de alimentos y a reducir cualquier intento de saqueo en supermercados u otros locales comerciales.
Al mismo tiempo, Iglesias desde hacía tiempo se mostraba crítico del Gobierno nacional y algunos de sus funcionarios opinaban de la misma forma que la gente: era hora de que Cavallo se fuera.
No obstante, ni Iglesias ni ningún otro funcionario veía que la salida para terminar la crisis también fuera la renuncia del presidente.
Siete años después de esos hechos que llevaron a que Argentina tuviera 5 presidentes en 11 días, Iglesias cuenta cómo fueron esos momentos en Mendoza y en la Casa Rosada, rememorando que él fue una de las últimas personas que estuvieron junto a De la Rúa antes de que decidiera tomar ese helicóptero que se convertiría en una imagen recordada por siempre.

27 de octubre de 2011

Carta Abierta a la Junta Militar (24 de marzo de 1977)

Lo que sigue es la memorable carta enviada por Rodolfo Walsh a los corresponsables de medios extranjeros en Buenos Aires a un año del golpe de Estado perpetrado un año antes. Es un documento imprescindible, de lectura obligada para estudiantes de periodismo y periodistas. Está claro que su condición de  "periodista militante" de Walsh era, por lejos, una gran cualidad. Al día siguiente de hacer circular su Carta Abierta, desapareció.



CARTA ABIERTA A LA JUNTA MILITAR

  
1. La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años.
   El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades.
   El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron.
   Ilegítimo en su origen, el gobierno que ustedes ejercen pudo legitimarse en los hechos recuperando el programa en que coincidieron en las elecciones de 1973 el ochenta por ciento de los argentinos y que sigue en pie como expresión objetiva de la voluntad del pueblo, único significado posible de ese "ser nacional" que ustedes invocan tan a menudo.
   Invirtiendo ese camino han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivtas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina.


24 de octubre de 2011

El huracán Jaque

Hasta hace apenas unos días, los dirigentes mendocinos opositores repetían sin cesar que la fórmula del PJ era la "continuidad del gobierno de Jaque". Decían también que "la gestión de Jaque es la peor desde el regreso a la democracia". 

También se insistía con la pésima imagen del gobernador, el malquerido, un tipo que nunca tuvo el carisma ni la habilidad para seducir. Además de todo esto, verdades reveladas, el malargüino ganó en el 2007, en buena medida, gracias a una mentira, relacionada con la inseguridad. Luego pidió perdón, pero la marca quedó imborrable.

Pues bien, algo pasó, algo cambió, algo que parecía muy difícil de ver por los dirigentes radicales y demócratas, sucedió. No fueron pocos también los periodistas y analistas que evaluaban muy mal la gestión Jaque. Entonces, cabe la pregunta, ¿los mendocinos que premiaron al gobernador eligiendo a dos de sus ministros como gobernador y vice, hicieron una lectura diferente sobre la gestión? ¿Por qué dos funcionarios del Gobierno provincial, como Carlos López Puelles y Martín Aveiro, dieron batacazos en Luján y Tunuyán respectivamente? ¿Qué no vieron los críticos del Gobierno provincial que le erraron tan lejos al vizcachazo? Cabe entonces la pregunta retórica: ¿tan mala es la gestión Jaque que los ciudadanos que viven en esta provincia terminan "premiando" a sus hombres, a sus colaboradores, incluso a algunos de sus funcionarios en ejercicio?

El mentado arrastre será expuesto como explicación, pero, entonces, ¿por qué Alfredo Cornejo ganó en Godoy Cruz, reteniendo la intendencia, derrotando a Marcelo Costa, colgadísimo de la boleta celeste de la imbatible CFK y también del Paco y Carlitos?

La subestimación de la decisión del votante fue poco menos que humillante en las últimas semanas de la campaña. Se dijo de todo, entre otras cosas que la gente no tenía idea cómo cortar boleta, cómo votar, cómo completar un voto de siete categorías.

Quedó claro que cuando la ciudadanía elige lo hace pensando, analizando, evaluando. Por los resultados de estas elecciones, quedó claro, la imagen de la gestión Jaque no fue ni por casualidad lo lapidaria que muchos creían y publicitaban. 

19 de octubre de 2011

¿Por qué los periodistas no dicen a quién votan?



A partir de una inquietud personal, que compartí en Twitter hace un par de días, me hice la siguiente pregunta: ¿por qué los periodistas no dicen a quién votan?
Como en todo, los prejuicios son fuertes en el ambiente respecto a la supuesta pérdida de "independencia" y "objetividad" si un trabajador de prensa hace pública su posición política. Y no hablamos de militancia, sino de, simplemente, decir a quién va a dar su voto. Estoy convencido de que una práctica masiva en ese sentido respecto al colectivo de los periodistas, sería nada menos que actuar con la mayor de las responsabilidades ante los ciudadanos a los que informamos, con nuestra limitaciones, prejuicios y también posicionamiento ideológico. 
Como es sabido, en los EEUU, es una costumbre que los diarios más importantes, días antes de las elecciones, "blanqueen" su postura respecto a los candidatos en pugna. Así, a través de las editoriales, manifiestan a quién apoyan y por qué.
El ejercicio periodístico, ha quedado de manifiesto como nunca en este periodo histórico-político en Argentina, nada tiene que ver con la idea de purismo ideológico con el que se automaquilló durante décadas. Los ciudadanos, estimo, valorarán siempre más a alguien que les dice "yo pienso esto" y después informa, que a quienes tras el velo mentiroso de la objetividad hacen complejas construcciones mediáticas en pos de intereses inconfesables. Este palito es el que pisó Clarín, el diario más importante del país, que ha perdido credibilidad en forma notable desde el 2008 a esta parte.
Que el periodista diga a quién apoya en una elección, ¿significa que no podrá hacer su trabajo? ¿O por el contrario estará enriqueciéndolo al hacer más fuerte su compromiso con el lector al no esconder sus convicciones a la hora de escribir, editar y publicar tal o cual noticia? Todos, absolutamente todos los periodistas, pasan por el tamiz de su ideología y formación una noticia antes de presentarla. Ante este dato irrefutable, ¿por qué no decir "yo pienso esto o lo otro", "yo opino lo siguente", "yo voté a tal por esto".
El prejuicio del periodista a esconder sus posiciones políticas lo único que hace, en este particular contexto, es que el ciudadano-lector atento e interesado sólo desconfíe más de una maquinaria informativa que nada tiene de independiente y objetiva.
A continuación, un texto del periodista y politólogo Hernán Brienza (@hernanbrienza en Twitter), publicado esta semana en el diario Tiempo Argentino, que refuerza la idea y deja en claro que no es para nada grave decir qué pensamos y por qué.


PD: Yo voy a votar a CFK. Las razones son numerosas, entre las que comparto las que enumera Hernán Brienza a continuación.

29 de agosto de 2011

Fayad arrasó, y eso es un problema para la UCR


Víctor Fayad no soporta el halo de moderación que contagia a sus correligionarios. Detesta que sean tibios. Se pone loco cuando una definición política coquetea con los dos lados del arco ideológico. No puede concebir las declaraciones de ocasión que no dicen nada o, peor, que podrían ser dichas por cualquiera.
De ahí que el Viti Fayad sea un dirigente tan incómodo para el radicalismo mendocino. De ahí también, su simpatía por el kichnerismo, movimiento al que se descalifica por muchas cosas, pero nunca por ser pusilánime.
“Solo estarás en la siembra, miles vendrán a la cosecha”, dijo el Viti que le dijo su padre una vez. La frase, sabia por cierto, la pronunció en su bunker, mientras festejaba una tremenda victoria electoral. Y tuvo como destinatarios a los dirigentes de la UCR mendocina que se fueron a sacar la foto a un bunker triunfador, para intentar apropiarse al menos de una pequeña parte de la estrella de Fayad.
Claro que el Viti sabe esto, y les hace saber a los Iglesias, a los Biffi, a los Cornejo, que la victoria del domingo es sólo de él y no del partido. Y sabe también que es probable que su triunfo del domingo sea el único en el año para los radicales.
¿Cómo puede aprovechar el oficialismo partidario el triunfalismo vitista? Fayad, para permitirlo, exigirá, como ya lo planteó, tener voz y voto en el armado de las listas para la elección provincial del 23 de octubre.
Hasta hace poco, Fayad golpeaba al partido con el afán de que despertada de ese soporífero plan de acción radical que tanto molesta al alcalde. Hoy vuelve a la carga, pero con una tonelada de votos que le dan respaldo de cara a días clave, cuando se irán conformando las listas provinciales.
Roberto Iglesias necesita al Viti mucho más que el Viti a Roberto Iglesias. La avalancha de votos que seguramente sacará en Mendoza CFK irán directamente al corazón del Mula y al bolsillo del Paco Pérez, pandito dirigente que está a las puertas de convertirse en gobernador gracias a las bondades de la presidenta de la Nación. Esto exaspera a Iglesias, por lo que dará lo que sea para que el Viti lo apoye explícitamente y le traspase al menos unos pocos miles de votos. Los necesita como el agua. Claro que no serán gratis, y es aquí donde se comienzan a abrir las especulaciones y negociaciones con la intención de armar listas “compartidas” en las que todos los dirigentes de peso de la UCR mendocina estén representados, sobre todo los ganadores, o mejor dicho el ganador, o más precisamente el Viti Fayad.

15 de agosto de 2011

El microclima y la realidad


Iba a escribir esto anoche, con la adrenalina del conteo de votos, ya inmodificable. Pero decidí no hacerlo.
Cuando dejé de ver la TV, Cristina aún no pasaba el 50% de los votos. La diferencia con los segundos era increíblemente amplia, pero no llegaba al mítico 50%. Al otro día, lo primero que busqué fue saber cuánto había sacado la presidenta; 50,07% de los votos emitidos, en una elección con una afluencia de votantes muy importante respecto a anteriores y a todas.
Se me vino a la cabeza la tapa de diario Los Andes del sábado 13. Decía textual: "El 40% de los mendocinos no sabe qué se vota mañana". La operación era clara, estaba a la vista, todo en sintonía con el grupo mediático dueño del diario, Clarín.

3 de agosto de 2011

La desigualdad en Chile, país ejemplo de muchos

Mauricio Weibel, de la agencia Dpa

Chile sigue hoy marcado por la desigualdad que desnudó hace un año el derrumbe en la mina San José, donde 33 mineros quedaron atrapados 700 metros bajo tierra en el desierto de Atacama.
Las muertes en la minería, la actividad más lucrativa de este país, cayeron 70% luego del rescate del 13 de octubre del 2010, pero ello no ahogó el descontento.
Coincidencia o no, la realización de cientos de protestas este año instaló una crisis social y de representación política que algunos temen que haga emerger populismos en las presidenciales del 2013.
“Hay una necesidad de cambios profundos”, afirmó el ex presidente oficialista del Senado, Hernán Larraín, quien teme que surjan líderes desde fuera del sistema político, como sucedió en Perú o Venezuela.
¿Pero qué es lo que molesta a los chilenos que quitaron su apoyo al millonario presidente Sebastián Piñera y las élites políticas en sólo meses? ¿Por qué la hazaña de Atacama esfumó sus réditos políticos tan rápido?

1 de agosto de 2011

Carta Abierta Mendoza y los candidatos locales

Carta Abierta es un grupo de intelectuales que se formó en apoyo al Gobierno nacional durante la disputa con las patronales del agro por la Resolución 125 de aumento en las retenciones móviles a las exportaciones. Entre sus más reconocidos integrantes se encuentran Ricardo Forster y Horacio González.
En Mendoza, el grupo tiene su correlato, con un grupo de intelectuales locales que se reúnen en lo que se llama Carta Abierta Mendoza. Entre sus integrantes más movedizos se cuentan Roberto Follari, Marcelo Stern y Carlos Almenara.
En representación del grupo, los intelectuales mendocinos indicaron a El Sol que esperan la convocatoria de los candidatos a gobernador y vice de Mendoza por el Frente para la Victoria, Paco Pérez y Carlos Ciurca, con la idea de plantearles algunas ideas sobre la campaña y esperando que representen “mejor” que la gestión de Celso Jaque el “proyecto nacional”, en referencia a las políticas llevadas adelante por el kirchnerismo desde el 2003.

25 de julio de 2011

La década canalla resiste y da pelea

A mitad de los 90, con el discurso del fin de la ideología y la imposición de las políticas neoliberales –que proponían que el Estado fuera primero diezmado y luego administrado por “gerentes”–, una serie de personajes públicos conocidos por sus actividades artísticas o deportivas, florecieron como candidatos del menemismo en diferentes distritos electorales. Sobreviven el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, devenido K ultraleal, y Carlos Reutemann, un misterio en sí mismo y la esperanza eterna del establichment, más que un dirigente de peso concreto.
Algunos supusimos, y nos equivocamos, que la devastación que dejó la década del 90, la “década canalla” según María Seoane, había sido incorporada por la ciudadanía, lo que funcionaría como reaseguro para no cometer los mismo errores y comprender que la política es la forma de avanzar, con millones de imperfecciones, sin dudas, aunque insustituible.

11 de julio de 2011

Ganó el representante del modelo del saqueo

Como a la mayoría, como al mismísimo Mauricio Macri, me sorprendieron los resultados de la elección para jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es cierto que la Capital Federal contiene a un electorado particular respecto al de los demás distritos del país. Las razones de qué vota y por qué son trabajo para algún porteño inquieto.
Lo cierto es que la elección –donde el PRO le sacó 20 puntos al kichnerismo–, dispara alguna conclusiones. A saber.
Antes que nada, queda claro que el ciudadano que aún no comprende lo que representan Macri y compañía es, al menos en Buenos Aires, numeroso. Leí por ahí que a la clase media urbana le hace falta leerse algún librito de historia reciente argentina. El comentario, soberbio, no es para descalificarlo por completo. Es que, y no es figurativa la afirmación, son tantas paro tantas las cosas que pasaron en este país en los últimos 20 años, que quien no se esfuerza en comprenderlas es candidato a la confusión.

6 de julio de 2011

EEUU: la meca del capitalismo, la meca de la desigualdad

Por Teresa Bouza, de la agencia Efe.


La propuesta de la Casa Blanca de subir los impuestos a los millonarios como parte de las negociaciones para reducir el déficit ha puesto la lupa en ese segmento de la población, que acapara un porcentaje creciente de la riqueza estadounidense.
“Cualquier acuerdo para reducir el déficit exigirá decisiones difíciles (...) y creo justo el pedir a las petroleras o a los ejecutivos que viajan en aviones privados, a quienes les ha ido tan bien, que renuncien a sus ventajas fiscales”, dijo el presidente de Barack Obama la semana pasada.
Todo hace prever que Obama vuelva a la carga contra las que ha bautizado como “vacas sagradas” del Partido Republicano durante su primera tertulia en Twitter con los votantes, con quienes hablará sobre la economía y el empleo.
Las cifras demuestran que a los millonarios y multimillonarios de Estados Unidos les va cada vez mejor.
Un artículo publicado el 18 de junio en el diario The Washington Post mencionaba, en ese sentido, que el 10% más rico de la población tenía en el 2008, el último año para el que hay datos disponibles, casi los mismos ingresos que todo el resto del país junto.
Las estadísticas compiladas por el Post muestran que los ingresos del 0,1% más rico de la población, unos 152.000 estadounidenses, aumentaron 385 % entre 1970 y el 2008, hasta los 5,6 millones de dólares promedio anuales.

21 de junio de 2011

Tremenda candidata sin oponentes

Lo que duele es no encontrarle la vuelta. No saber por dónde entrarle, por dónde pegar y que se sienta. El problema está en, justamente, saberse inferior política e intelectualmente. Lo que duele es sentirse chiquito, pandito diríamos los mendocinos.
La estatura dirigencial de Cristina Kirchner quedó demostrada una vez más cuando anunció, con un discurso antológico, que se “volverá a someter a la voluntad popular”. O sea, lo que tanto temían por ejemplo Francisco De Narváez y Elisa Carrió, lo que Clarín negaba, lo que la derecha vetusta, perversa y traicionera soñaba en clave de pesadilla, finalmente ocurrió.
Cristina Kirchner irá por un segundo mandato presidencial, pero esta no es la novedad. Lo nuevo es que tendrá enfrente una caricatura de oposición que no entendió nada de nada en los últimos años. Que muestra la hilacha –¿a propósito?–, que no puede –porque no le da la altura– articular una alternativa superadora a un gobierno de altísimo nivel tanto operativo como político, que a fuerza de iniciativas progresistas en serio, logró remontar aquella durísima derrota que significó la fallida resolución 125, cuando muchos deseaban con todas sus fuerzas que Cristina no completara el periodo presidencial.
La levantada fue arrolladora. Hoy todas las encuestas, propias y ajenas, ponen a Cristina en una cómoda situación de cara a las presidenciales de octubre.
Los puntos oscuros que tiene su gestión no alcanzan para que de la vereda de enfrente puedan dar la imagen de saber cómo conducir al país. Molestan cuestiones que una mujer inteligente como Cristina cambiará quizás incluso antes de las elecciones. Sincerar la inflación, refundar el INDEC, apaciguar las formas, controlar a molestos funcionarios a ojos de la delicada clase media argentina, serán algunas de las medidas. Nadie lo dice aún pero el análisis frío de la personalidad política de la presidenta, indican que así será. Pisar el freno respecto al crecimiento económico también puede ser parte del paquete del segundo mandato; bajar o incluso eliminar subsidios no suena alocado (las similitudes con la primera y la segunda presidencia de Perón pueden ser calcadas). El cuándo lo decidirá ella, claro, que tiene un don para medir los tiempos políticos y las oportunidades para anunciar las decisiones de fondo.
Se abre un jugoso juego político ahora, con Cristina como candidata y presidenta, con una enorme gestión para mostrar, contrastar, ver y tocar, y con una oposición que tiene como única esperanza al Alfonsín que canta “la marchita” con De Narváez. Así, patética e inútitl se hace la comparación.

16 de junio de 2011

¿La estrella se apaga o sólo entra en reposo?

Es arriesgado, por el momento, comenzar a esbozar un análisis fino sobre las posibilidades de triunfo de las fórmulas que pujan por presidir el país desde el 10 de diciembre.
Pero no es tarde para analizar por qué algunos “candidatos puestos” se fueron quedando en el camino, y hoy, algunos, ni siquiera se postularán a cargos menores.
Los nombres son varios si incluimos a los que se presentarán por costumbre a la contienda electoral, como Lilita Carrió, o por el sólo hecho de “armar para arreglar”, vieja pero efectiva táctica de los políticos argentinos, como Eduardo Duhalde. Hay otros que ponen de manifiesto un egocentrismo importante, y que pelearán más por capricho que por convicción, como es el caso del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá. En las filas radicales, no obstante, encontramos los casos más llamativos de candidaturas “seguras” que terminaron en la nada. También están, en ese espacio político, los que más posibilidades tienen.

9 de junio de 2011

Como nunca, la pelea será izquierda vs. derecha

Todo indica que el 23 de octubre, día de las elecciones generales, como nunca antes, las propuestas políticas  que podrán elegir los ciudadanos estarán claramente divididas en opciones de izquierda y de derecha. O mejor dicho, entre centro-izquierda y centro-derecha, esa clasificación pusilánime que pone al centro del espectro de las ideas como común respecto a las posturas políticas más o menos opuestas.
El mapa se fue configurando poco a poco. Está claro que el kirchnerismo gobernante desde el 2003, de raíz indudablemente peronista, izó las banderas históricas de la centro- izquierda y abonó así su hegemonía política, que plasmó en los triunfos electorales del 2005 y el 2007, cosechó un derrota ajustada en el 2009, y se encamina a recibir el apoyo ciudadano este año, en las presidenciales.

2 de junio de 2011

Paco versus Mula: referentes, antecedentes y la pesada herencia

Las intrigas partidarias, los globos de ensayo y los choques internos en busca de un “carguito” terminaron, al menos, en el primer nivel de candidaturas. Ya están definidas las dos fórmulas que competirán por gobernar a Mendoza desde el 10 de diciembre próximo.
El tiempo de acá a las elecciones es el adecuado para poder comparar, sopesar, analizar y llegar al cuarto oscuro, el 23 de octubre, con una idea clara de qué propone cada candidato y su partido, con las reservas del caso sobre lo que se promete y lo que finalmente se hace.
Pero los candidatos no aparecieron de un día para el otro. Para bien o para mal, cada uno carga con su pasado, el pasado colectivo de su pertenencia partidaria, y deberá enfrentar prejuicios no siempre relacionados directamente con su accionar dentro de la función pública.

26 de mayo de 2011

Destreza política versus incapacidad argumentativa

¿Cuál es la clave? ¿Qué llave parece haber encontrado Cristina Kirchner para que, luego de meses de zozobra política y hasta institucional, su gestión esté hoy bien considerada por la opinión pública y llene de dudas a una oposición que soñó con ganar caminando las elecciones de octubre? ¿Qué pasó, qué no pudieron ver supuestos avezados políticos lectores de la realidad? ¿Cómo llegamos a este inédito proceso preelectoral en el que todo indica que culminaremos con una muy tranquila transición de mando –o continuación–?
Las razones son múltiples, pero todo comenzó aquel lejano 25 de Mayo del 2003.
Eduardo Duhalde ya había devaluado, ya había salvado a los bancos, ya había satisfecho algunas de las exigencias más duras del FMI, había reconstruido en parte la figura presidencial y había colocado en el Ministerio de Economía a Roberto Lavagna. Claro que también había hecho poco por cambiar la matriz económica del país, y la muerte a manos de la policía de dos dirigentes sociales terminó por convencerlo de que debía irse a su casa “para siempre”, como él dijo.

19 de mayo de 2011

Los Borocotó y las “cleteadas”, a flor de piel

¿Cuánto vale la coherencia política, la lealtad, la honestidad intelectual en estos tiempos? Parece que muy poco. Al menos así se desprende del análisis de hechos muy puntuales que ponen en un brete a los que imaginamos, ilusos, que la actividad política exige un esfuerzo monumental por parte de los actores para transformarla en, justamente, el mejor móvil de transformación social.
Los Borocotó aparecen desde abajo de las piedras, el ejemplo del vicepresidente Julio Cobos se corporiza aquí y allá; el armado de la oferta electoral de los partidos políticos mayoritarios son cada vez más complejos y discutidos, justamente, por el temor permanente al puñal por la espalda. ¿Siempre fue así, o estamos viviendo un tiempo de traiciones naturalizadas? Vamos por parte.

12 de mayo de 2011

Tratando de entender a radicales y peronistas

El armado político de las opciones locales para las elecciones de octubre es apasionante. Somos conscientes de que no hay mítines espontáneos en las calles para debatir de política. Las elecciones no están, aún, en la cabeza del ciudadano ajeno a la actividad, pero, para quienes debemos observar los pasos que se dan de uno y otro lado en pos de armar un combo atractivo para el electorado, se viven tiempos muy interesantes. Es tiempo de intentar análisis y despuntar el vicio de la rosca permanente.
Mendoza se ha convertido en una incógnita. El panorama político dista muchísimo de lo que fue la última elección, en el 2009, cuando “la gente de Cobos” arrasó al justicialismo local en las elecciones de medio término. ¿Qué pasó en el medio? De todo, pero lo más sobresaliente fueron dos cosas: el ímpetu de la administración nacional para sobreponerse al golpe de aquella derrota –en la que Néstor Kirchner perdió ante Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires– y los desbarajustes permanentes de la oposición luego de haber tocado casi el cielo con las manos por aquella victoria.
Estas variables han hecho mella en la política mendocina. Si bien el Gobierno provincial sigue con una imagen muy baja, resulta antipático para una parte importante de la población y cuenta con un líder que nunca tuvo ni el carisma ni la astucia para sacarles rédito a sus aciertos, el radicalismo mendocino no da ni una tenue sensación de estar preparado para tomar la posta.

5 de mayo de 2011

Conveniencias, la Alianza y una ucronía a mano alzada

Ucronía es la reconstrucción lógica, aplicada a la historia, dando por supuestos acontecimientos no sucedidos, pero que habrían podido suceder, según la definición de la Real Academia Española de la Lengua.
Esta herramienta permite, con un trabajo más o menos científico y comprobable respecto de las variantes históricas y los procesos necesarios para hacer estudios históricos, plantear, por ejemplo, qué hubiera pasado si tal o cual cuestión se concretaba.
La ucronía se ha utilizado en múltiples casos. Se ha aplicado, por ejemplo, a qué hubiera pasado si el nazismo ganaba la Segunda Guerra Mundial, o qué hubiera ocurrido su John F. Kennedy hubiera terminado su primer mandato y, posteriormente, hubiera sido reelecto.
Vamos a intentar un ejercicio entretenido que, quizás, también resulte útil. La idea es probar una tesis que valoramos como interesante teniendo en cuenta el momento político que vive en país.

28 de abril de 2011

Candidatos presidenciales: el último que apague la luz

El camino a las elecciones presidenciales de octubre no deja de sorprender. Ya hemos planteado en este espacio las diferencias con procesos anteriores de lucha electoral, pero lo que está pasando en esta campaña es –o sigue siendo– inédito.
Como nunca antes, las fuerzas de la oposición política al oficialismo de turno están perdidas, sin rumbo ni plan. Las aspiraciones presidenciales se van apagando una a una, y todo indica que en octubre sólo dos candidatos llegarán con aspiraciones serias, lo que significaría, nada menos, la consolidación del bipartidismo, incluso, sin partidos nítidamente definidos. Repasemos.

21 de abril de 2011

Control estatal: ¿para qué?

Interesante debate se ha disparado desde la semana pasada, cuando el Gobierno nacional levantó la autorregulación que se había impuesto el Estado argentino respecto de su participación, como accionista, en numerosas empresas privadas, antiguas propietarias de las desaparecidas AFJP.
Más allá de las chicanas de ocasión y las argumentaciones tremendistas respecto de una injerencia estatal en el destino de grandes empresas privadas, la discusión de fondo pone de manifiesto una interpretación política del rol del Estado y sus límites de intervención.
En 1994, en pleno menemismo, con aval popular y con la bandera de la recuperada estabilidad económica, se eliminó el sistema solidario de reparto para las jubilaciones y pensiones, y se dio paso al sistema de capitalización privada que se canalizó a través de las AFJP.
El espíritu del sistema era, básicamente, egoísta, la antítesis de lo que hoy se plantea a partir del trabajo de la Anses y los diferentes estamentos del ingreso a la jubilación a ciudadanos que no lograron completar los años mínimos de aportes.
De la mano de este cambio sustancial, el Estado pasó a tener el protagonismo del que fue despojado, con una intención puntual y manifiesta en la regulación de las diferentes fuerzas contrapuestas, en las que se basan los teóricos del neoliberalismo más rancio como mediadoras de todas las batallas, siempre, claro, con el Estado lejos, débil y estúpido.

14 de abril de 2011

Lo pasado, ¿pensado?

Estimado lector, lea con atención la siguiente cita. Es larga, pero vale la pena: “En una decisión política que marca un punto de inflexión en la campaña electoral, los principales partidos de oposición decidieron constituir una alianza de largo alcance. Aun si no se concretase un acuerdo estrictamente electoral en torno de las listas, ya se descontaba anoche la constitución de un frente parlamentario para actuar en común. Luego de una jornada de intensos contactos y de varias declaraciones en favor de la alianza, que preanunciaban una definición en ese sentido, una reunión cumbre entre los principales dirigentes de los partidos confirmó la decisión a última hora de ayer”.
Lo anterior es un extracto de la crónica del diario La Nación del domingo 3 de agosto de 1997. El día anterior –la “jornada de intensos contactos”– quedará en la historia como el nacimiento de lo que se conoció como Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación.
La similitud con el escenario actual es evidente y alarmante.
La Historia nos enseña, nos guía, nos muestra el camino. Los canallas que piden no mirar al pasado, por interés o ignorancia, nada entendieron a la hora de comparar para aprender.

8 de abril de 2011

La estrella se apagó

Para un sector de la sociedad y del establishment, Julio Cobos surgió como un enemigo ideal del Gobierno nacional. Se lo mostró como un tipo común que había tirado por tierra las ansias de poder total del kirchnerismo. Lo que no sopesaron fue la real altura dirigencial e intelectual del mendocino.
Luego de algunos meses, amplios sectores de la sociedad comenzaron a darse cuenta de que Cobos era parte del mismo gobierno al que enfrentó, dejando un antecedente institucionalmente grave para las fórmulas presidenciales que vengan.
Otros evaluaron que ya era hora de que el ingeniero dejara el cargo, cortando con la ficción de que era un departamento independiente del Poder Ejecutivo Nacional. No alcanza en las grandes ligas de la política argentina tener cara de bueno, ser amable y hablar en tono pausado. Cuando Cobos impostó su personalidad para hacerse un nombre, a codazos, entre animales políticos de verdad, chocó con todo el poder kirchnerista, mandado a hacer para las peleas dialécticas.
Con la imagen en alza de Cristina y de la gestión nacional, más el inconsistente entramado opositor, sabiéndose en caída libre en la consideración popular, y con la UCR dándole la espalda en favor de un radical puro como Ricardo Alfonsín, Cobos jugó su última carga: lanzó la idea de aliarse con Eduardo Duhalde y/o Mauricio Macri. Fue demasiado.

Una versión que anda dando vueltas dice que el ingeniero recibió una reciente encuesta, de una consultora insospechada de oficialista, donde figuraba con una intención de voto penosa. Así, con ese dato en la mano, entendió que no habría forma de doblegar a Alfonsín y al aparato radical el 14 de agosto apoyándose en el supuesto favor del electorado independiente. Fue la gota que terminó de inclinar la balanza hacia una decisión drástica.

Así, terminaron casi tres años de estrellato en la política nacional. Ahora habrá que ver si el ingeniero de la Sexta Sección da el paso más lógico y vuelve al pago chico, a probarse como candidato a gobernador, y enfrentar primero a radicales que lo quieren poco y nada, y luego al PJ mendocino, en alza. Todo un desafío.

7 de abril de 2011

Turcos en la neblina

¿Qué es el kirchnerismo? ¿Cómo se podría definir? ¿Cuál es la esencia de este movimiento político con raíces del primer peronismo y nacido a poco de andar la administración de Néstor Kirchner? ¿Quién representa mejor lo que sea que es? ¿Hay un ideario K? ¿Hay alguna pauta política que lo define y a la que deben brindarse sus adherentes?
Las peleas UCR Marca Registrada que se están dando en el seno del oficialismo mendocino tienen que ver con qué candidato desentona menos en una foto junto a la presidenta de la Nación, hoy por hoy con una alta imagen positiva que garantiza, al menos, un piso de votos nada despreciable en una provincia donde la contienda de octubre aparece como muy ajustada.
El desafío de los que se están autopostulando a la Gobernación dentro de esa entelequia política llamada peronismo es seducir primero a Cristina y sus personeros, para luego ponerse a caminar la provincia, pegar su cara a la de la mandataria por las calles de Mendoza y esperar la bendición definitiva con un acto-inauguración (¿el Metrotranvía?) bien cerquita de las elecciones.

31 de marzo de 2011

“Clarín es el mejor medio humorístico que hay en Argentina”

Por Jorge Hirschbrand y Cristian Ortega


Fue un gran momento en la redacción de El Sol y El Sol Online. Pablo Marchetti tiene toda la onda. Es uno de los fundadores de la revista Barcelona-Una solución europea para los problemas de los argentinos, y anda por Mendoza para dar algunas charlas sobre periodismo y política y para tocar con su banda, Conjunto Falopa.
Barcelona se convirtió, a partir de la guerra abierta entre el Gobierno nacional y varios grupos mediáticos, en una de las pocas publicaciones potables y libres de la contaminación que expele ese conflicto.
“Una vez aclaramos en una de nuestras tapas: somos la diferencia entre vender carne podrida y mandar fruta. Nosotros sólo mandamos fruta”, dispara Pablo, cómodamente echado sobre una silla, lejos de la postura de porteño exitoso que imaginábamos.
Barcelona tiene un estilo que permite decir absolutamente todo con una bajada de línea construida a partir del humor, la acidez, la ironía y el sarcasmo, aunque siempre, siempre, con una dosis importante de verdad.

Urgente: se buscan lectores de la realidad

“No todo está tan bien como dice el Gobierno nacional, pero tampoco está todo tan mal como dice la oposición”. La frase, citada en este mismo espacio, la lanzó Víctor Fayad, de los políticos mendocinos que lee la realidad de una manera particular y con mayor astucia que el oficialismo mendocino.
Los hechos de los últimos tiempos parecen darle la razón al intendente. El microclima en el que viven los dirigentes políticos de la oposición nacional los ha hecho equivocar en gran medida.
Los casos de Catamarca y, sobre todo, de Chubut, ponen de manifiesto lo que venimos sosteniendo desde hace semanas: la oposición debe entregar algo distinto y de mayor calidad para arrebatarle la Presidencia a Cristina y al kirchnerismo.

Ricardito Alfonsín, hoy el candidato “oficial” de la UCR nacional, parece entender el desafío.
El hijo del ex presidente, más allá de no cortar relación con lo más concentrado de la economía argentina, sabe que la pelea será dura, que Cristina tiene mucho por ganar y que sólo interpretando correctamente a la sociedad, manteniendo numerosas medidas del actual Gobierno y emprolijando cuestiones que molestan en la vida cotidiana (inflación, escasez de combustibles) tiene la llave para ganar.

24 de marzo de 2011

Salto de calidad y memoria


La hipótesis que planteábamos la semana pasada sobre la necesidad de la oposición de mejorar cualitativamente lo que propone el oficialismo nacional irrumpió en los últimos días con fuerza, teniendo en cuenta la sospechosa elección en Chubut.
Lo dijo Ernesto Sanz (“Solos no podemos”), lo viene manifestando  Ricardo Alfonsín (quien reconoce varios aciertos de las gestiones K) y lo tuvo que escupir el Peronismo Federal (Felipe Solá fue el más claro).
Esto tiene que ver con otra cuestión con la que venimos insistiendo: en octubre estaremos decidiendo quién será el próximo presidente argentino en un escenario inédito, lejano a las crisis de siempre.
El desafío tendría que afinar la puntería de la oposición, mejorar las propuestas, plantear planes superadores de los logros inobjetables desde el 2003 a esta parte. No alcanza sólo con la crítica relativa de problemas concretos, aunque amplificados hasta el infinito, estrategia que, definitivamente, perdió efectividad en un electorado cada vez más politizado, con una oferta de medios cada vez más amplia –y contrapuesta– y con militantes pululando por todos lados.
El susto, que se mantiene, por los números en Chubut, ha hecho mella en la tropa opositora nacional. Luego del batacazo K en Catamarca, con paliza incluida al radicalismo, los peronistas disidentes esperaban una mano de Mario Das Neves y poder mostrar un sólido triunfo en una provincia propia.

17 de marzo de 2011

Catamarca, la derrota que pulverizó una estrategia

La oposición al Gobierno nacional está más desorientada que nunca. Una elección provincial, que representa menos de 1% del padrón nacional, estremeció las bases del radicalismo, la principal fuerza política con alguna posibilidad de competir con el oficialismo.
Teniendo en cuenta el dato de la derrota radical en Catamarca a manos de la kirchnerista Lucía Coppacci, es evidente que la estrategia opositora no seduce a propios y mucho menos a extraños.
A cuentagotas, los precandidatos de la UCR, Ernesto Sanz y Raúl Alfonsín, van dando pistas insospechadas unos meses atrás. Se están dando cuenta de que la situación general del país no es, ni por asomo, lo dramática que ellos pregonaron en algún momento, envalentonados por el apoyo de grandes medios de comunicación.
La cachetada que significó el triunfo K en Catamarca, la imagen positiva de Cristina Kirchner, el poder de movilización del justicialismo y los referentes provinciales que han vuelto a militar, eufóricos, en las filas oficialistas –un ejemplo es Mendoza– han pulverizado la estrategia. Algunos llegaron, incluso, a comparar este período preelectoral con el 99, cuando el menemato llegaba a su fin, perseguido judicialmente, desacreditado, con los índices de exclusión social por las nubes y ya sufriendo, el país, las nefastas políticas neoliberales. Ni hablar de los numerosos casos de corrupción.

10 de marzo de 2011

Sagrada Vendimia

La semana más importante en el año para Mendoza termina de la peor manera. Una vieja máxima periodística local dice que todo lo que pasa en el Parque General San Martín es noticia porque se trata del “patio” de los mendocinos.
Si trasladamos la idea a la Fiesta de la Vendimia, podríamos afirmar que es, sin dudas, el acontecimiento en el que se posan todos los ojos. Algunos la mirarán de reojo, pero cuenta con tantas actividades en su agenda que siempre algo nos va a atraer.
Ya sea la puesta en escena política o la elección de una bella joven o el espectáculo artístico o los carros o los recitales o la Vía Blanca o la visita de un primer mandatario, alguna de estas cosas seguro nos despierta el interés. Ni hablar de las implicancias económicas que tiene la gran fiesta de Mendoza si la relacionamos con la industria madre de la provincia: el vino.
No debería ser tan difícil que quienes comandan la Provincia entendieran esto. Y que, en consecuencia, actuaran a la altura de una fiesta popular, sobre la que los ojos de la población estarán fijos, analizando, disfrutando y escrutando cada detalle.

10 de febrero de 2011

Política hot

La semana que está terminando deja, en el plano local, varias cosas para analizar, desde la cuestión política hasta el enfrentarse con prejuicios y tradiciones desfasadas de la mano de la anticuada Fiesta Nacional de la Vendimia.
Atravesando un febrero movidito en los partidos políticos, hot, podríamos decir, los precandidatos florecen como la más trepadora de las enredaderas, ya marean al intentar contarlos, parece que no pararán de aparecer, y todo, todo, de la mano de un futuro promisorio, a pesar de los augurios de desastres, predicciones basadas más en el interés que dictan deseos egoístas, que no se condicen con los datos de la realidad.

3 de febrero de 2011

Elecciones 2011: danza de a dos

La oferta electoral de cara a las generales de octubre se va definiendo, a los tumbos, repleta de especulaciones, y va dejando en claro de qué se trata cada una.
No deja de sorprender cómo algunos aspirantes a la Presidencia de la Nación pisan el palito, una y otra vez, quizás subestimando al electorado, quizás subestimando al kirchnerismo –con ADN peronista, tan pero tan duro a la hora de doblegarlo en las urnas–, y dejan imaginar, sin querer, quizás, cómo sería la gestión de cada uno. Y lo que hacen es nada menos que favorecer al sector gobernante, lugar que de por sí le da una ventaja sobre los demás. Si a esto le sumamos el crecimiento y el monumental poder de fuego del administrador del Estado frente a comicios generales, el futuro para los opositores no es para nada auspicioso.
Todavía genera dudas cómo pudieron ir rifando sin pausa el empujón que les significó en diversos distritos la victoria en el 2009, a esta altura lejanísima en la memoria colectiva. Pero las razones están, son varias y se nutren día a día. Vamos por parte.

27 de enero de 2011

Mendoza y la dictadura: (casi) todo

Esta megaentrada contiene un trabajo de investigación monumental del que me tocó ser parte. El informe fue publicado en un suplemento especial llamado Documentos que sacó diario Los Andes de Mendoza el 7 de setiembre del 2003. La excusa fue la anulación por parte del Congreso de la Nación de las llamadas leyes del perdón, por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, a instancias del presidente Néstor Kirchner.
Con Rodrigo Sepúlveda, Verónica Césari y Pablo Icardi, la coordinación de Adolfo Fito Sánchez y material –publicado e inédito– de Gastón Bustelo, hicimos este trabajo que, siete años después, considero muy valioso, más teniendo en cuenta el juicio que se lleva adelante en la Justicia federal de Mendoza a acusados de delitos de lesa humanidad.
El trabajo está dividido según las notas publicadas en el papel; son 15. Está incluida la lista de desaparecidos en Mendoza y un resumen de los principales responsables militares de la provincia.
Haciendo click aquí lo podrán ver completo:
http://cristianortegamahan.blogspot.com/2003_09_01_archive.html
Espero les guste y les sea útil.

Cobos en su laberinto

Si el futuro de Julio Cobos en la política argentina parecía ser promisorio luego de su ruptura con el kirchnerismo, en julio del 2008, de la mano del Campo, hoy es una gran incógnita, con una dosis de incertidumbre altísima.
Parece rodeado el ingeniero de la Sexta Sección, quien no logra transformar su carisma, hecho a medida de la clase media argentina, en fuerza electoral. Quizás, justamente su confianza ciega en su pálpito y su buena estrella son lo que lo ha llevado a dar pasos en falso, uno tras otro, lo que lo pone en una situación complicadísima: quedarse sin la simpatía popular ni la estructura partidaria, ambas cuestiones imprescindibles para competir –y ganar– en las grandes ligas de la política argentina.
El Comité nacional de la UCR decidió suplantar una ley nacional –como la nueva Ley Electoral– por una resolución partidaria, que establece internas abiertas el 30 de abril entre Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín.
Cobos hace dulce en sus argumentaciones para no participar en esa previa electoral, justamente pegándole donde más le duele al radicalismo: en la violación de la institucionalidad –una ley de la Nación–, que el partido dice defender por sobre todas las cosas.

21 de enero de 2011

Sobre La quinta W

Como era de prever, entre los que visitaron este espacio en las últimas 48 horas (o sea, desde que lo hice público), hubo atentos lectores, quizás periodistas, que plantearon que la teoría de las W marca que son cinco y no cuatro, como comento en la presentación del blog (ver Comentarios). Incluso según Wikipedia (¡ojo con Wikipedia!), las preguntas que debe responder una noticia son, incluso, seis, sumando el cómo (How).
Me siento halagado que a partir del nombre de este blog se haya ido en busca de conocimiento. Pero hagamos una aclaración.
En periodismo la teoría siempre fue tras la práctica. Era necesario, para formar a hombres de prensa, allá por finales del siglo XIX y principio del XX, darle contexto teórico a lo que se hacía, día a día, más por instinto que por sesudos congresos de periodismo. Todo por la vorágine que siempre acompañó al oficio.
Entonces, pasemos a explicar: la teoría de las cuatro W se aplica al llamado periodismo informativo, donde se supone que lo único que busca el medio y el periodismo es informa qué pasó. Cuando se busca ir más allá entran en juego la quinta W y la sexta pregunta, cómo.
Aclarado el punto y agradecido por las repercusiones generadas a partir de este espacio, la invitación está hecha: el por qué (y eventualmente el cómo) es lo que intento, a duras penas, abordar en este espacio.
Otra vez, bienvenidos.

20 de enero de 2011

Qué ves cuando me ves

“¿Qué ves? 
¿Qué ves cuando me ves? 
Cuando la mentira es la verdad”.
Divididos.




Complicado saber qué piensan los demás cuando nos ven. En el peor de los casos, nos enteramos de la manera más cruda y podemos quedar sorprendidos y dolidos. “¿Esto piensan de mí?”, es la pregunta obligada, como si fuera imposible imaginar que alguna persona, en cierto tiempo, pueda pensar que nosotros somos tal o cual porquería. O, quizás, se quedó con una impresión equivocada, según nosotros, y, de ahí, la opinión negativa.
Hay cientos de variantes, miles, millones, pero el “qué dirán” o el “qué pensarán de mí” se sintetiza en una definición que tiene que ver con el marketing, la publicidad, el mundo de las encuestas y la política, la bendita política; hablamos de “la imagen”.
Haciendo un repaso rápido y apelando a lo que ha quedado en el inconsciente colectivo respecto de los precandidatos a presidentes de la oposición, se puede hacer un acercamiento a qué podría pensar el ciudadano a la hora de imaginarse votando a este o al otro.

13 de enero de 2011

Dime a quién votas y te diré cómo piensas


Los aspirantes a la Presidencia de la Nación florecen como si estuviéramos en una fértil primavera electoral.
Los hay bien diferentes y los hay muy parecidos, cortados por la misma tijera.
Los hay también intelectualmente muy formados y hay de los otros, de esos que da pena escuchar y tienen dificultades a la hora de terminar una frase.
Los hay improvisados, confiados en su buena estrella y en su carisma. También están los que descansan en el peso de un apellido.
Están los que tienen en qué respaldarse, que han demostrado decisión, gestión, formación y talento político.
Hay aspirantes que son promesas, incógnitas, tapados y también hay personajes que cargan con una historia política que borrarían, sin dudarlo, costara lo que costara. Hay de todo.


6 de enero de 2011

Y ahora, ¿qué propongo?

Todo indica que este será un año electoral inédito. Además de la posibilidad de que sea reelecta Cristina, en lo que sería el segundo caso desde la reforma constitucional del 94 –Carlos Menem lo hizo en 1995–, también la situación del país, según los pronósticos “amigos” y no tanto del Gobierno nacional, será diametralmente opuesta a todas las anteriores el día del traspaso de mando.
Sólo se podría equiparar el 10 de diciembre que viene con el de la asunción de Cristina en el 2007, cuando recibió los atributos presidenciales de manos de Néstor Kirchner, aunque, en aquella oportunidad, el crecimiento no había alcanzado los registros escandalosos de estos tiempos.
Si no pasa nada extraño durante el 2011, quien asuma la presidencia el 10 de diciembre, se encontrará con un país en funcionamiento y con índices macroeconómicos hoy por hoy envidiados en buena parte del planeta, sobre todo en el Primer Mundo, esa entelequia que no deja de mirar a los paisuchos de quinta que crecen y crecen alejados de sus recetas.

4 de enero de 2011

Políticos, periodistas y las claves de la relación

Lo que sigue es una exposición que di en la Universidad Nacional de Cuyo durante una charla debate organizada por la Escuela de Gobierno, dependiente del Gobierno de Mendoza y de la UNCuyo, en octubre del 2009.
Como el público, en general, iba a estar conformado por dirigentes, políticos y aspirantes a serlo, se me ocurrió que un aporte podría ser contar qué deben hacer para salir en los medios, una cuestión que desvela a todos.
Son simples consejos, que fueron valorados como un aporte súper pragmático. Espero sea de su interés.


Breve manual para políticos:
cómo lidiar con periodistas

1- Atender el teléfono:

Aunque parezca increíble, tanto políticos –funcionarios o no- como sus encargados de prensa, a veces no atienden el teléfono. En general los medios de comunicación no tienen horarios, ni feriados, ni domingos. En los diarios, la actividad puede empezar a las 7 de la mañana y terminar a medianoche. Ni hablar de los portales web de noticias. Por eso es imprescindible que tanto políticos como sus encargados de prensa entiendan esto y actúen en consecuencia. Aunque no puedan ayudar con la requisitoria puntual o no quieran dar información (es válida la estereotipada frase “sin comentarios”), tienen la obligación de atender el teléfono porque deben adaptarse al ritmo y a las necesidades de los medios.