De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

22 de julio de 2008

La pelea de fondo

“Cobos y los pusilánimes que priorizaron sus hectáreas, sus chacras, la tranquilidad del vermucito y la siesta cuando vuelven al pago, la defensa falsa del funcionamiento institucional para que la coreografía periodística los ampare, traicionaron acuerdos políticos de circunstancia. Fueron infieles pero no desleales. Debajo de la superficie –o bien arriba, en realidad– respetaron a rajatabla su cuadro de valores ideológico: no apartarse jamás de los que estarán siempre, de los que tienen la plata del poder verdadero. Los demás van y vienen, llámense Kirchner o como sea. Los Llambías y los Miguens no. Ellos están siempre. Ellos y el tilingaje que quiere ser como ellos y nunca lo será. Los pobres y el medio pelo que piensan con la cabeza de los ricos son el reaseguro de esta gente”. El contundente párrafo anterior lo escribió Eduardo Aliverti ayer en Página/12. Y nos da las puntas para desarrollar lo que sigue.
El desenlace del conflicto con los empresarios del campo deja muchísimo para analizar, pero elegimos dos puntos fundamentales: por un lado, el papel del hoy mendocino más famoso, y por otro, la derrota de una iniciativa de fondo, de cambio verdadero, que no se supo comunicar o que los afectados, poderosísimos, supieron contarla de cierta manera para que muchos argentinos, incluido el vicepresidente, no entendieran de qué se trataba. Veamos.