Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

Periodistas hablando de periodismo

Hay una máxima periodística que refleja lo efímero de las noticias, de lo urgente que deben tratarse, y publicarse los acontecimientos cotidianos. Esa máxima dice: “No hay nada más viejo que el diario de ayer”.
También hay un precepto periodístico que es diametralmente opuesto. Se refiere al papel que tiene la prensa en cuanto a reflejar una realidad que, indefectiblemente, quedará en la historia, será analizada en el futuro y servirá para entender lo que pasó. Ese precepto dice: “El periodismo es la primera versión de la Historia”.

Reflexiones sobre el oficio

Sólo el 7 de junio el periodista se pone a pensar en periodismo. Para esta fecha suele haber un lugar y una oportunidad para reflexionar. Es la idea de estas páginas. Aquí la opinión de hombres y mujeres de diferentes medios sobre lo que hacen todos los días y sobre lo que se piensa muy poco.
Federico Manrique, de Los Andes, afirma: “Periodismo es la capacidad y la necesidad de dar respuestas para saber qué pasa, entenderlo y por qué ocurre, para intentar anticipar lo que viene. Frente a una sociedad cada vez más compleja y saturada de mensajes, el periodismo actúa ordenando y priorizando lo que resulta importante a la luz del público, ávido de información creíble y rigurosa”.
Soledad Blat, de El Ciudadano, hace una reflexión intimista: “Periodismo aprendo día a día, es un profesión que uno lleva encima las 24 horas, me ha dado muchas alegrías y también tristezas”.
A su turno, Fernando Montaña, del mismo diario, menciona a un formador de periodistas: “Cito las palabras del maestro Manuel…

Calidad, formación, ética

El parecer de los trabajadores de prensa suele ser muy diferente al de la empresa periodística. Es así porque el periodista “sufre” la realidad sobre la que trabaja y debe lidiar con limitaciones de toda índole, mientras, también, ve cómo sus colegas se desempeñan, a veces de manera magistral, y otras dejando mucho que desear. No hay que dejar de lado, además, la percepción que se tiene desde adentro, si se respeta o no la ética profesional, cuestión sustancial cuando se detenta una responsabilidad tan grande.