De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

9 de enero de 2014

Baldrich, el mendocino procesado por el megacanje de Cavallo

Fue diputado nacional por el partido del ex ministro y mano derecha en la cartera de Economía.
De qué se lo acusa. Su historia.

Por Cristian Ortega

Un mendocino está en la lista de los ocho ex funcionarios del equipo económico de Domingo Cavallo que fueron procesados el lunes por el juez federal Sebastián Ramos por supuesta defraudación al Estado por las suculentas comisiones que se pagó por esa operación, a mediados del 2001, a un digitado conjunto de bancos, presumiblemente beneficiados por los funcionarios de la época.
El comprovinciano procesado es el economista Jorge Baldrich, un incondicional de Cavallo, miembro de la Fundación Mediterránea, liderada por el ex ministro, y electo diputado nacional por Mendoza en 1999, justamente, por el partido de Cavallo: Acción por la República.

Baldrich fue, desde que se recibió en la UNCuyo, en 1981, economista del IERAL (Instituto de Estudios de la Realidad Argentina y Latinoamericana), dependiente de la Fundación Mediterránea, uno de los más importantes know how de los neoliberales argentinos. Asimismo, en 1982, obtuvo su máster en Ciencias Económicas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Londres.
La Mediterránea fue fundada en 1977 en Córdoba por el industrial Pedro Astori, con el apoyo de 34 empresarios de la provincia. En ella, rápidamente, se destacó Domingo Cavallo, quien pocos años después llegó a presidir el Banco Central en plena dictadura.
Es de larga data la relación de Baldrich con el ex ministro. Según su CV, entre 1988 y 1991, el mendocino se desempeñó, ya en Buenos Aires, como director del Servicio de Asesoramiento Financiero a Empresas del IERAL.
De ahí saltó nada menos que al FMI, desempeñándose en el Departamento del Hemisferio Occidental en Washington DC.
En su CV, describe: “Tuve a mi cargo el seguimiento y evaluación del Extended Facilities Program con México participando, además, en negociaciones y evaluaciones de programas en República Dominicana, Nicaragua y Honduras”.
En 1994 asumió como subsecretario de Programación Económica Regional del Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos de la Nación, liderado por Cavallo.
Describe Baldrich en su CV, aún colgado en una página del desaparecido partido Acción por la República: “Integré, junto al ministro de Economía (por Cavallo) y 3 miembros de su equipo, el grupo que negoció y ejecutó el Programa de Rescate ante la Crisis Tequila. Luego de dirigir la negociación ante el BID y el Banco Mundial y diseñar las características financieras del Préstamo para Privatización de Bancos (1.250 millones de dólares), tuve a mi cargo la Dirección Ejecutiva del Fondo Fiduciario Para el Desarrollo Provincial y dirigí el Programa de Privatización de Bancos Provinciales, donde logré la privatización y clausura de 15 entidades”.
Al mismo tiempo, el ex diputado nacional por Mendoza coordinó y dirigió los equipos del Ministerio de Economía y de la Anses en el Programa de Incorporación de los Sistemas de Jubilación Provinciales al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones. “Y personalmente diseñé el programa de reformas que se negoció con el Banco Mundial y el BID”, señala en su CV.
Cuando en el 2000, Cavallo fue convocado por el ex presidente Fernando de la Rúa a hacerse cargo del Palacio de Hacienda, otra vez el cordobés convocó a Baldrich. En este caso, lo designó secretario de Hacienda del Ministerio de Economía.
Justamente, de su última designación en un cargo público, se desprende el procesamiento conocido el lunes, junto a los siguientes ex funcionarios: Julio Dreizzen, ex subdirector de Financiamiento; Horacio Tomás Liendo, ex asesor de Cavallo; Norberto López Isnardi, ex director de Financiación Externa de la Oficina Nacional de Crédito Público; Ernesto Alberto Marcer, ex procurador del Tesoro de la Nación; Carlos Federico Molina, ex director Nacional de Crédito Público; Guillermo Mondino, ex jefe de Gabinete de Asesores del Ministro de Economía, y Federico Sturzenegger, ex secretario de Política Económica, y recientemente ex presidente del Banco Ciudad (de Buenos Aires) y diputado nacional por el Pro en las últimas elecciones legislativas.
En el caso de Cavallo, tiene un procesamiento confirmado en segunda instancia por la Cámara Federal, y su caso está elevado a juicio oral y público desde el 2007.
En un extracto del auto de procesamiento del juez Ramos, destaca: “Los imputados eran representantes del Estado nacional, con antigüedad en el desempeño de puestos laborales en dependencias de la Administración Pública en carácter de empleados y, también, en el ejercicio de la función pública al momento en que ocurrió el sustrato fáctico en cuestión. Más aún, cada uno era la autoridad máxima de las áreas que estaban a su cargo, motivo por el cual ellos no podían desconocer el normal proceder en materia de canjes de deuda externa en lo atinente a sus respectivas especificidades, como así también debían tener la capacidad de advertir las irregularidades que se cometieron, máxime, considerando que fueron nombrados en sus cargos públicos en razón de los conocimientos específicos que poseían en las materias en las cuales son profesionales, siendo estos economistas y/o abogados”.
Baldrich, desde 1997, es profesor del Departamento de Economía de la Universidad de San Andrés.

el megacanje. El tan mentado megacanje de la deuda pública que, a mediados del 2001, y con una economía en recesión desde 1998 e índices sociales desconocidos para un país como Argentina era presentado como la salida a la crisis y el comienzo del despegue de la economía nacional, terminó siendo un doloroso fiasco que aún se está pagando.
Se cambiaron bonos de deuda con vencimientos en el corto y mediano plazo, por otros que pateaban los vencimientos varios años, aunque con un incremento de los intereses considerable e, incluso, del mismo capital.
“La operación consistió en un canje de bonos con el fin de retrasar los plazos de pago de la deuda a cambio de un importante incremento en los intereses y en el monto del capital adeudado, y, además, abonando a los bancos colocadores comisiones millonarias”, destalló el fallo del juez Ramos.
EL procesamiento de los ocho ex funcionarios, sin prisión preventiva, fue por el delito de “negociaciones incompatibles con la función pública”, ya que, según el juez, los ex funcionarios se interesaron en un negocio que favoreció a terceros, en este caso, los bancos. También se investigó el hecho de que se habría pactado con los bancos el precio que iban a tener los bonos.
Según expertos, como el periodista y economista Alfredo Zaiat, el megacanje aumentó el monto de la deuda en unos 53 mil millones de dólares, sumando capital e intereses.
La operación la armó el banquero estadounidense David Mulford, amigo personal de Cavallo y ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos.

1 comentario: