De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

11 de septiembre de 2012

A 39 años del inicio de la dictadura en Chile, estremecedores audios de los golpistas en acción

Un radioaficionado entendió que estaba escuchando hechos históricos. Decidió grabar las comunicaciones de los complotados contra Salvador Allende, entre ellos Pinochet. Aquí, además de los audios –escalofriantes–, el contexto.

Por Cristian Ortega / @cristianortega7


Los detalles de los hechos históricos archiconocidos suelen ser un atractivo irresistible para los amantes de la Historia. 
Los entretelones, una vez que se conocen y están documentados, son claves para comprender lo que vino, lo que se conoció, lo que marcó, a fuerza de hecho concretos, comprobables, y públicos, el destino de los pueblos. 
Hoy se cumplen 39 años del cruento golpe de Estado que inició una seguidilla trágica en toda Latinoamérica. Son ampliamente conocidas las filmaciones que muestran a aviones de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) bombardeando nada menos que el Palacio de La Moneda –la sede del Gobierno–, en el centro de Santiago. Dentro de ese edificio, y minutos después del bombardeo, el presidente constitucional Salvador Allende se quitaba la vida con una ráfaga de una metralleta AK-47, regalo de Fidel Castro.
Sentado en un sillón, en una oficina en llamas e irrespirable por el humo, el médico que intentó llevar a Chile al socialismo por la vía democrática, decidió que ya había dado todo. Y cumplió su promesa de dejar La Moneda "con los pies para adelante" si un levantamiento de la derecha chilena, con el brazo de las fuerzas armadas como necesario ejecutor y la venia de EEUU, decidía que su mandato no podía llegar a su término legal. 
Cumplió Allende. Se mató y parió la leyenda de un hombre íntegro, recto y, ahora, mítico. 
Pero, ¿qué pasó ese día en los bandos golpistas? ¿Cómo se organizó el golpe de Estado, o mejor dicho, cómo se llevó a la práctica el quiebre constitucional ese nublado y fresto martes 11 de septiembre de 1973? 
La intención de hacer público este documento histórico invaluable tiene que ver con conocer los entretelones del Golpel, los detalles de la Historia.
El material –grabaciones de comunicaciones de radio entre los militares complotados– está compilado en un excelente trabajo de investigación de la fallecida periodista chilena Patricia Verdugo. El libro se llama Interferencia Secreta, lo editó en 1998 Editorial Sudamericana y vino acompañado por un CD con 7 grabaciones que reflejan qué decía, entre otros, el general traidor –había sido nombrado jefe del Ejército por Allende poco tiempo antes– y golpista Augusto Pinochet.
Según cuenta Patricia Verdugo en el libro, un radioaficionado santiaguino, logró interferir las comunicaciones entre los mandos golpistas, y entendiendo la importancia histórica de esas comunicaciones, decidió grabarlas.
Para poder seguir el relato, hay que tener en cuenta quién está en cada puesto de mando. Más allá de que Pinochet es inconfundible, es estremecedor seguir de cerca el tono de las voces, la tensión, las órdenes que emanaban de cada uno. Asimismo queda claro que se desatará, tiempo después, una lucha interna por el poder entre los mandos de las fuerzas armadas para conducir el país, puja que se va a definir en en 1978 en favor del más fuerte: el Ejército y su jefe, Pinochet.
En el comando militar de Peñalolén estuvo el Puesto Uno(Pinochet). En la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea, estuvo instalado el Puesto Dos (general Gustavo Leigh, Fach). El punto de enlace entre ellos fue el Puesto Tres, en la Escuela Militar, a cargo de jóvenes e inexpertos operarios radiales. El Puesto Cinco se instaló en el Ministerio de Defensa, muy cerca de La Moneda, a cargo del vicealmirante Patricio Caravajal (Armada) y del general de la Fuerza Aérea Nicanor Díaz Estrada. Carabineros de Chile, la policía militarizada, evidentemente no estaba al mismo nivel en la conjura golpista que las demás fuerzas. Esto es patente en las grabaciones ya que nunca aparece el Puesto Cuatro, donde estaban justamente las autoridades de Carabineros. 
Escuchando con atención los materiales, quedan claras varias cosas. Primero, que Pinochet no tenía en sus planes –pese a haberse enterado del golpe apenas tres días antes–, compartir el poder; el tono de la sangrienta dictadura que golpeó Chile por casi 20 años se iba delineando a partir de comentarios increíbles, como que el avión que se le ofrecía a Allende para bandonar el país con su familia "se cae", citando textualmente a Pinochet; además se cuela la situación política regional cuando los golpistas ofrecen sacar del país a Allende, a cualquier lado, "menos a Argentina", la Argentina del tercer peronismo y país con el que comparte una frontera de más de 3.000 kilómetros; por último, los militares complotados no pueden creer el gesto de dignidad y valentía de Allende cuando se quitó la vida; les cuesta creerlo, lo consideran incapaz de algo así, hasta que uno de los propios, ya dentro de La Moneda, confirma la noticia.
El orden de los audios es el siguiente:
1) La conexión que debió ser secreta: "Ataque a La Moneda, ¡fuerte!"
2) "Pero el avión se cae, viejo".
3) El ataque de los HH.
4) "¿Ya se rindió Allende?"
5) "Que se firme la renuncia".
6) "Misión en La Moneda: terminada".
7) "They say that Allende committed suicide...". 
Links de los audios: http://bit.ly/RAdBM7

Versión papel


No hay comentarios:

Publicar un comentario