De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

11 de junio de 2012

La falacia de la objetividad

Lo que sigue es mi ponencia en las Jornadas de Reflexión sobre Periodismo y Comunicación, en la Universidad Nacional de Cuyo, el pasado 7 de junio Día del Periodista.
En la foto, con Marcelo Padilla y Ernesto Espeche.


La falacia de la objetividad

Dijo, manifestó, informó, acotó, detalló, explicó, disparó, acusó, estimó, evaluó, calificó, ratificó, aportó, agregó, recordó, increpó, aseveró, añadió, completó, esgrimió, consideró, aseguró, advirtió.


De todas estas formar un periodista puede rematar una cita incluida en una nota. Está claro que cada uno elegirá alguna de estas palabras según el rumbo que quiera darle a lo que dice otro, de acuerdo a sus prejuicios, intereses e ideología.

Que el periodista debe ser objetivo, o que un medio debe tener a la objetividad como fuente de toda razón y justicia, es una de las falacias más difundidas. Es categóricamente imposible abstraerse de los que somos y lo que pensamos. El periodista, en el 99 por ciento de los casos, cuenta lo que le cuentan, u opina tras un proceso de observación de tal o cual cuestión. Todo esto tras pasarlo, la gran mayoría de las veces, por el tamiz de su visión.

De ahí que nuestra formación, pasado, lecturas y experiencias, son las que nos llevan, incluso inconcientemente, a elegir alguno de los verbos citados antes tras un par de comillas.

Durante este periodo histórico, se ha hecho de esta discusión –antes acotada al mundillo periodístico–, material de análisis y discusión por parte de una gran masa de ciudadanos, que hasta no hace mucho tomaba como sagradas las palabras de tal periodista o lo que publicaba determinado medio.

Los intereses cruzados entre información y negocios, relacionados o no, han derivado en empresas periodísticas que sirven de mascarón de proa para otros negocios, que se defienden –o se intentan conseguir- desde esos medios de comunicación.

Mientras menos negocios tiene un medio, de más cosas puede hablar. Esta máxima tiene directa relación con el trabajo de los periodistas, quienes siempre partiendo de la base de que publicar mentiras los convierte en criminales de la información, tienen la posibilidad de mantener alto los estándares de calidad del oficio contando siempre la verdad o la mejor aproximación a ella. De ahí, cada uno contará el mismo hecho con su carga ideológica. Es inevitable.

En ese sentido, los medios que expresan claramente qué piensan y por qué lo piensa, son los que más respeto generan entre periodistas y también entre los ciudadanos más atentos y ávidos de entender estas relaciones de poder. No es lo mismo Clarín y La Nación.

Los vaivenes de los últimos años han hecho que se caigan muchas caretas. Ha quedado claro que cuando se tocan intereses económicos importa poco menos que nada la supuesta independencia periodística y se violan hasta los más básicos mecanismos de chequeo de información. A su vez, las cartas sobre la mesa, han hecho que muchas veces los intereses de ciertos medios fuercen títulos que no se sostienen en las notas.

Como un claro ejemplo de esta situación, puede citarse una reciente nota de tapa de la Revista Noticias, que en su afán por destrozar el bien ganado prestigio de Víctor Hugo Morales, no dudó en avalar una nota de uno de sus periodistas estrella repleta de mentiras. Basta como ejemplo citar un dato. Decía Noticias: “Víctor Hugo votó a Cristina recién en el 2011”. Resulta que Víctor Hugo Morales no vota, pues es uruguayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario