De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

7 de junio de 2012

Periodismo, credibilidad e intereses, un 7 de junio

Debate sobre periodismo, del que fui parte. Por Alejandro Frías

El 7 de junio de 1810 fue fundado Gazeta de Buenos Ayres, y sus primeros redactores fueron Mariano Moreno (creador del periódico), Manuel Belgrano y Juan José Castelli. En honor al primer periódico de la etapa independentista del Río de la Plata (y, consecuentemente, a esos hombres que vieron desde siempre la necesidad de informar), todos los 7 de junio se celebra en Argentina el Día del Periodista.
Hoy, 202 años después del número uno de Gazeta de Buenos Ayres, MDZ Online se ha propuesto realizar un análisis de la provincia desde lo político, lo económico, lo cultural, lo deportivo, desde cada uno de los aspectos que hacen a una sociedad, y uno de esos aspectos es el periodismo.
Por eso reunimos las voces de Carlos Perlino, Cristian Ortega, Rodrigo Sepúlveda, Gabriela Ceppi y Rafael Morán, nombres reconocidos en el periodismo local, para que aportaran su visión sobre el rol de los medios en esta Mendoza de hoy.
La situación en general de los medios gráficos y los periodistas, la pérdida de credibilidad del periodismo y una visión (o expresión de deseo) del futuro de la profesión fueron los temas en los que los invitados se explayaron.
Las conversaciones, por razones logísticas y por respeto a la labor y los compromisos que cada uno de los invitados tenía, se realizaron en dos momentos, en sendas jornadas, por lo tanto, reproducimos los textuales pero no en formato de diálogo (que existió en cada uno de los encuentros y que fue muy rico en ambos casos), convencidos de que cada uno de los entrevistados aporta los elementos necesarios como para disparar el debate que el periodismo se debe y se merece.



La pérdida de credibilidad y las responsabilidades compartidas
Argentina atraviesa una época de polarizaciones por momentos extremas, en un clima político que a veces alcanza tensiones a veces inéditas. El periodismo no es ajeno a ese contexto, y mucho menos lo es la población, que busca en ese periodismo las pistas para  comprender y analizar la realidad. Sin embargo, se vive, indudablemente, cierta desacreditación del periodismo, y junto con esto llega el descreimiento de lo que se ve en los medios de comunicación.
Carlos Perlino.
Carlos Perlino: "El periodismo se ha transformado en títulos que no son verdad, y vos te das cuenta al leer, y esa fue una de las cosas que demostró el 54 por ciento (de los votos) de Cristina con prácticamente el 90 por ciento del periodismo en contra, viendo todo el día esto se va, esto se cae, con Carrió diciendo no llegamos a junio, con Duhalde diciendo se muere todo, Grondona ni hablemos, y después te clavan el 54, entonces te das cuenta, ratificás que el periodismo ha perdido poder. Antes una tapa de un diario te volteaba un ministro en cinco minutos. Existía el poder de que una tapa deClarín o La Nación contra un ministro lo hacía durar cinco minutos, y qué pasa doce, diez años después, te hacen una campaña infernal, con veinte tapas en contra por minuto, y sin embargo van y te clavan el 54 por ciento, es decir que no influyeron prácticamente en nada. El que lo reconoció, que no es un tipo que me guste, más bien me parece un farsante, es Jorge Asís, que dijo al otro día 'me he dado cuenta de que no tenemos el mínimo peso'. Dice 'me he dado cuenta de que estamos equivocados absolutamente'. En los 90 y en el 2000, en el ranking de la credibilidad, salían primeros la iglesia  y el periodismo. Y esto se desencadenó en los últimos cinco años, que un periodista dice que un señor es un corrupto y ha robado sabiendo que no es así, eso es la real malicia, y eso creo que ocurre todos los días en Argentina en una gran cantidad de medios, especialmente en los del grupo Clarín. Hemos centrado la crítica en grupo Clarín, pero vos vez el programa de Longobardi y te suicidás a los diez minutos, porque mirás y decís nos vamos a la mierda. Lo ves a Melconián y lo mismo, que se lleva a dos o tres de la contra o conversos y dicen lo mismo. Y se da una cosa rara, porque si bien el periodismo ha perdido credibilidad, los políticos sí sienten la presión de los medios, los políticos son cada vez más chupamedias, obsecuentes, genuflexos del periodismo. Te das cuenta cuando en un noticiero hay un accidente en un lugar lejano, una camioneta que chocó y no pasó nada más, y lo hacen salir al jefe de policía, a las siete de la mañana, para que informe sobre el choque, porque le ordenan que tiene que salir para que el periodismo no le pegue después".
Rafael Morán: "Tenemos una libertad de prensa condicionada, limitada, porque vos podés hablar y decir y sacar una opinión contra el gobierno y no te va a pasar nada, salvo que molestés mucho, que entonces te hacen campañas de desacreditación, te ponen panfletos en la calle diciendo que sos cualquier cosa, te denigran, entonces ahí hay una limitación para el periodismo y muchos entran en la autocensura, que es la peor censura. La apertura de carreras le concedió al periodista una mayor cultura sistemática en materias o en temas que el periodista empírico no manejaba bien porque le faltaba a veces el sistema de aprendizaje y desarrollo de la cultura. Las facultades les dieron a los periodistas un manejo mejor de la técnica y hasta ahí se avanzó muy bien. Ahora el tema está en la cultura, en su cultura general, y vuelvo a un tema remanido que es el de la lectura, porque hay un componente en el periodismo que es esencial para ser periodista, que es la curiosidad, si el periodista no es lo suficientemente curioso para indagar, para molestar, para fastidiar, para desentraña cosas que los poderes no quieren que se sepa, o vos vas a dejar el periodismo o el periodismo te va a dejar a vos. La curiosidad alimenta la vocación y con eso te desarrollás. Falta cultura general porque no leen y la han remplazado por esa otra gran máquina de cultura que es Internet. De todas maneras, yo noto un ligero cambio de lo que era la situación general del periodismo  hasta hace unos meses, y es que hoy hay más voces opositoras o que reclaman cosas. Hasta hace un año prácticamente todo era kirchnerista, los medios se habían kirchnerizado de una manera impresionante, como había ocurrido en las universidades y en otros ámbito. Yo creo que se está animando un poco más el periodismo, y últimamente se está dando cuenta de que hay mucha mentira que impone el gobierno, que no hay buena institucionalidad, que las libertades de prensa están limitadas. Los medios habían caído en Mendoza en ser muy funcionales al gobierno, era como de una cosa que venía y todos adherían, incluso desde la izquierda, de sectores que sin ser peronistas son kirchnerista, especialmente su masa intelectual, y así fueron muy funcionales al gobierno".
Cristian Ortega: "Yo creo que la pérdida de credibilidad quedó muy clara con la Ley de Medios. Fue una cuestión clave para que el ciudadano común se diera cuenta de que los medios no son lo que eran. Antes cualquier medio tenía un prestigio bien ganado, porque se dedicaba sólo a eso, a informar. Cuando en los 90 los medios de comunicación comienzan a ser una herramienta para tener otro negocio, es cuando aparece el conflicto, porque los medios de comunicación tienen que informar. Los negocios relacionados empiezan en los 90, antes La Nación era La Nación y Clarín era Clarín, y así con un montón de otros. Lo del campo también creo que fue importante, teniendo en cuenta los negocios que los medios de comunicación tenían con el campo, y con la Ley de Medios se vio la cuestión clarísima, donde la cosa era no perder plata y no me importa cómo lo logro. Creo que como sociedad es una maduración tener en cuenta de dónde están hablando. Yo leo Los Andes y sé de dónde me está contando la cosa, es lastimoso cómo replican las cuestiones que vienen de Buenos Aires, todas las notas son CC, Clarín Contenidos".
Gabriela Ceppi: "Creo que hemos hecho mucho para eso [la poca credibilidad] con el hecho de publicar notas con pocas fuentes, que no se pueden chequear. El lector de hoy no es el de antes, es un lector mucho más informado y más exigente, entonces, hay que estar mucho más informado para escribir y ser mucho más preciso a la hora de investigar, para no seguir perdiendo credibilidad, y por otro lado, el hecho de que muchos periodistas están siendo tan fundamentalistas a nivel ideológico, con ciertos temas como la minería, el cuidado del agua, las cuentas de la provincia y un montón de cosas más, periodistas a los que no podemos mover de ese punto, y eso también hace perder credibilidad. El poco acceso a las fuentes también nos ha hecho perder la credibilidad, por la dificultad de seguir dándole a la gente material bien documentado".
Rodrigo Sepúlveda.
Rodrigo Sepúlveda: "En esta época lo que ha quedado en claro es que hay una disputa por los intereses expresada sobre la mesa, los grupos económicos son estos, la política es esta, hay un grupo de intereses y  esos intereses se dan en los medio de comunicación, que son espacios donde se dirimen esos conflictos, y en ese sentido, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual lo que hizo fue expresar ese conflicto, pero además con un dato que no es menor, que es la gran ignorancia y a veces mala leche de muchos colegas. Ignorancia porque no sabían que ese era un proceso que se venía discutiendo desde hacía mucho tiempo, en las universidades se venía discutiendo desde el regreso de la democracia. Cuando Menem le saca el inciso e) al artículo 45 y permite la creación del multimedio Clarín, ahí está el gran error, porque un medio que tiene diario, televisión, una red de radios, cable, replica ese mensaje. Eso no es democracia comunicativa. Si vos agarrás y leés hoy lo que publicaron el Uno y el Los Andes sobre la ley, es aberrante. Primero, iba a haber menos producción audiovisual, no es verdad, se iban a cerrar canales de televisión, no se cerraron, TN iba a desaparecer, no es verdad. ¿Cómo no va a haber una pérdida de credibilidad de los medios y el periodista? Lo que ha hecho la ley es decirle a la gente mire los noticieros, lea varios diarios, escuche muchas radios y forme su opinión, porque lo que tiene que hacer el ciudadano es contrastar. Se dice una cantidad de barbaridades por un impacto de corto plazo y eso mella la credibilidad de los medios".


Los intereses tras los medios
La voz popular dice, desde hace tiempo, que el periodismo es el cuarto poder. Y se sabe que detrás de ese poder se ocultan otros cuyos objetivos muchas veces no son estrictamente informar a la población, sino generar sus propios negocios. Y estos poderes pueden ser privados o estatales, pero nadie puede negar que están allí.Por supuesto, un tema como este tampoco puede producir coincidencias entre las opiniones, y nuestros invitados lo reflejan claramente.
Gabriela Ceppi: "Lo que veo es un impedimento importante en el acceso a la fuentes en los últimos años que no se veía antes. Antes podíamos acceder y teníamos muchos mecanismos e instrumentos legales que hoy no tenemos, y podíamos acceder a las fuentes de una manera más fácil, costaba mucho, pero se accedía. Hoy hay un impedimento total de parte del gobierno y de los funcionarios públicos, y los periodistas deberíamos estar mejor preparados, porque nos ha pasado que hemos querido investigar movimientos de cuentas de la Provincia y no podés acceder a los datos por ningún camino, he visto un deterioro en el acceso a las fuentes de información, y por otro lado veo un deterioro en la formación nuestra, y ahí estamos comprometidos y tenemos que revertir este proceso que va en desmedro de nuestra profesión, que es que no estamos capacitados para ir a reclamar una información con todos lo mecanismos legales, no sabemos qué nos ampara a nivel legal, como la Ley de Acceso a la Información, para que no sea el funcionario quien quiera contarle tal o cual cosa a la gente y nosotros nos veamos limitados a contar lo que quiere decir el funcionario. Desgraciadamente, lo vemos a nivel provincial y nacional, hay muchos periodistas que están contando lo que el funcionario quiere decirle a la gente y no están investigando. Creo que el gran desafío es ir hacia la investigación, al dato propio y ser serios, porque, si no, vamos a caer en un mecanismo que está todo el tiempo en la Argentina, que es desacreditarnos porque traemos un dato que no es verdadero".
Carlos Perlino: "Antiguamente, los dueños de los diarios salían del periodismo o de una familia como los Mitre, que tenían una línea de defensa de la sociedad rural, la agricultura. Cuando empiezan a comprar por poder los diarios, el primero que compró acá en Mendoza fue Grecco, que compró el diario Mendoza, lo que piensan es 'como tengo empresas, este diario me va a servir como factor de presión'. Entonces, las operaciones empiezan a cambiar el concepto de nota periodística por el de operación periodística, y eso sigue actualmente. Y otra cosa, no puede ser que los diarios impresos vivan de la pauta del gobierno, y se sabe lo que sale una página en los diarios. Fijate la cantidad de publicidad del gobierno que tienen. No puede ser que todos quieran vivir de la teta del gobierno. Se supone que si tenés una empresa vas a vivir de la venta de lo que producís, no de la guita que te da el gobierno, y si no te da guita, vas a apurarlo, a presionarlo, y es un carrusel que no termina nunca".
Rodrigo Sepúlveda: "En ese sentido, se ven cosas jodidas. Yo me acuerdo de que cuando a Otilio Romano lo estaban buscando y se empezó a investigar su rol durante la dictadura, en el Grupo Uno se lo protegía, porque en ese momento estaba la acción que había presentado Thomas con la firma de Leiva para parar la Ley de Servicios de Comunicación, y Olga Pura Arrabal había fallado a favor, entonces tenía que ratificar la cámara, y la cámara estaba integrada por Romano, entre otros. Entonces, no se informaba sobre la investigación penal. Mirá hasta qué punto se llega, de bancar a un tipo que ha cometido delitos de lesa humanidad, hacer silencio sobre eso por defender a un tipo. Hasta qué punto los intereses de un medio de comunicación se inmiscuyen. Es muy grave. Y en un determinado contexto, hasta qué punto un periodista se la juega por la defensa de la Constitución y de la República cuando hay una crisis como la del campo en el 2008. Hoy los golpes de estado no son realizados por las fuerzas armadas, son protagonizados por los grupos económicos".
Cristian Ortega.
Cristian Ortega: "Otro tema que tiene que ver con la credibilidad es la línea editorial. Hay volteretas en el aire que son increíbles. Para no hablar de Clarín, me acuerdo de cuando se presentó el proyecto de Ley de Medios, el Grupo Uno estaba de festejo, ahí en una carpa, y Vila dijo que era peor que la ley de la dictadura, que era un avasallamiento contra la libertad de expresión. Hace dos semanas, él mismo en su diario dice que tiene que cumplirse la ley a rajatabla. Está claro que Vila, después de analizar con algunos colaboradores el texto de la ley, se dio cuenta de que algunos de los medios de Clarín se los va a poder comprar, o sea, es el negocio detrás del negocio".
Rafael Morán: "No hay periodismo de investigación, y, además, qué vas a investigar. Si hay un tema turbio, primero vamos a ver si el dueño del medio quiere que lo investigués, porque si va contra sus intereses no lo podés hacer, o se fija si por eso no le van a sacar la publicidad oficialista, porque eso es lo que ha hecho un poco este gobierno, derramar enormes cantidades de dinero en publicidad para un poco taparles la boca a los medios. Salvo Clarín, La Nación, Perfil, no hay mucha investigación, y en esos medios también hay intereses económicos detrás. Si vos tenés libertad para proponer un tema e investigarlo es maravilloso, ahora, si vienen y te dicen tengamos cuidado con esto porque el gobierno puede sacarnos la publicidad… Son muy pocas las voces independientes".

Lo que viene, lo que viene…
Se puede coincidir o no con los puntos de vista expuestos, pero lo más importante es poder sacar provecho del debate y mirar a futuro. Y eso fue lo que les pedimos a los invitados. Quedan los "ojalás" flotando.
Rafael Morán.
Rafael Morán: "Tiene que haber  formación, que los periodistas que se hayan destacado por su conducta formen a las futuras generaciones, que les den utopía para que aprendan a amar la profesión para poder ejercerla con mayor pasión y con fundamentos, porque si sos un periodista formado y te vas informando bien, podés hacer cualquier crónica sin ser un especialista, en algunos casos puede existir especialización, pero lo que tiene que hacer el periodista es, primero, construirse una ética personal, y segundo, formarse culturalmente, tener una mayor comprensión de las cosas, no hacer periodismo de propaganda, no hacer periodismo militante, no hacer ese periodismo fanático. Todos tenemos nuestras ideas, pero cuando vamos al papel tenemos que ser ecuánimes, sobre todo en las crónicas, porque la crónica es una certeza, la crónica es sagrada, con sus matices, mientras con más campanas mejor, pero la opinión es una probabilidad, porque vos podés opinar desde tu punto de vista. El periodista tiene que forjar la cultura y la integridad personal, y para eso también hay que mejorar sus ingresos y darle capacitaciones".
Carlos Perlino: "Respecto del futuro de los medio, que cada uno defienda sus intereses hasta ahí nomás. El punto de inflexión es no mentir y no hacer operaciones periodísticas en vez de crónicas periodísticas, por eso yo creo que el tema de los dueños de los medios es crucial. Uno era Daniel Vila en los 90 y otro es Daniel Vila en el 2012, y eso hace que se les torne difícil a los periodistas que trabajan ahí".
Cristian Ortega: "Para tener una mejor provincia es clave esto de los medios diversificados y que cada sector pueda expresarse mediante un medio de comunicación. Esto que hicimos acá, discutir ideas, todo eso yo creo que le llega a la clase dirigente, y mientras más voces le lleguen, mientras más ideas le tiren es mejor. Porque una cosas es cien tipos de un partido tomando decisiones y otra cosa es un millón y medio de personas pensando y analizando cómo estar mejor, y todo eso se puede tomar".
Gabriela Ceppi: "Yo me imagino un futuro con alguna especie de tribunal de ética para los periodistas, que se controle que lo que decimos lo hemos chequeado, que vean lo que publicamos. Creo que debería estar conformado por profesionales jubilados que hayan mostrado una conducta intachable, porque es my fácil salir a desacreditar personas, instituciones, eso no está bien y debería ser sancionado. Y me imagino que la única manera que van a tener los periodistas en el futuro es mejorar la calidad, la calidad de lo que están escribiendo y de lo que han investigado, no hay otra forma en esta profesión que se está diversificando tanto que se vaya a resaltar a alguien que no tenga calidad".
Rodrigo Sepúlveda: "Yo creo que lo que se abre con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual es el debate que se genera respecto del rol del periodismo y de la falacia del periodismo independiente y la objetividad, que para mí no es así, porque todos tenemos una ideología y la expresamos en cada paso que damos. Soy optimista, se van a abrir buenas posibilidades a futuro, que haya más medios, que haya  más voces, creo que ya las hay, por suerte, y creo que va a haber más producción, y quizás lo que más les jode a algunos periodistas es que nos han sacado un poco de ese rol de fiscal del poder que mal ocupamos por la desaparición del Estado en la década del 90, cuando nos transformamos en aquellos que se levantaban a la mañana y dictaban sentencia, y no es nuestro rol, nuestro rol es el de informar, de opinar y darle elemento al ciudadano para que elija, decida, no decir si una persona es culpable o inocente, porque ahí se nos fue un poco la mano, y creo que hoy periodistas que otrora fueron brillantes, como Lanata, han caído en esa situación. Los periodistas no tenemos que ofendernos si alguien nos critica, porque parece que para algunos colegas nadie nos puede criticar. Como cualquier persona que opina, que tiene de alguna manera un rol público, tiene que estar expuesta a la crítica, y me parece hasta autoritario sentir que lo que uno dice no puede ser cuestionado por el otro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario