De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

24 de mayo de 2012

House dice adiós


Por Belén Palanco, de Efe

Los diálogos irónicos del médico más famoso, irreverente y admirado, Gregory House (Hugh Laurie), absoluto protagonista de House durante ocho años, dijo adiós tras haber acaparado una audiencia de 81,8 millones de espectadores en 66 países, según el libro Guinness de los récords del 2012, y el reconocimiento de 40 premios, entre los cuales destacan cinco Emmy y dos Globos de Oro.
De zapatillas y bastón

Terriblemente irónico, irreverente y prepotente, el doctor Gregory House, que encarna el británico Hugh Laurie y ha sido el “alma máter” de House, ha dicho adiós el 21 de mayo en Estados Unidos con la emisión del último capítulo a nivel mundial. 
En los dos lados del Océano Atlántico, millones de seguidores de House esperaban con ansiedad el desenlace final de un doctor dotado de sarcasmo, una mirada azul y penetrante y que camina en zapatillas con la ayuda de un bastón.
Desde que comenzó, en noviembre del 2004, la serie ha sido vista por 81,8 millones de fans repartidos en 66 naciones, según datos recogidos en el libro Guinness de los récords de 2012.
Durante 176 episodios, House ha contado con el aval del público, de la crítica y de los profesionales del mundo de la televisión que se ha materializado en cuarenta premios internacionales, entre los que destacan cinco Emmy y dos Globos de Oro, además de más de cien nominaciones. 
Con el final de House termina una capítulo en la historia de la televisión sin precedentes: un médico amargado y con una vida social pobre que se convierte en un icono de masas y, en consecuencia, de marca para Fox International Channel. 

De una columna de opinión a una serie

House surgió de una idea que tuvo Paul Attanasio, productor ejecutivo con Katie Jacobs, Bryan Singer y David Shore –premiado con un Emmy–, tras leer en el periódico The New York Times, la columna mensual Diagnóstico, de Lisa Sanders, doctora del hospital Yale-New Haven. 
En los ocho años de recorrido de House, el equipo del doctor Gregory House ha cambiado mucho. Al principio, contaba con los doctores Robert Chase (Jesse Spencer), Allison Cameron (Jennifer Morrison) y Eric Foreman (Omar Epps), y, posteriormente, se incorporaron caras nuevas como Remy Hadley o Trece (Olivia Wilde), Chris Taub (Peter Jacobson), y Lawrence Kutner (Kal Penn).

Laurie, la estrella

Hugh Laurie (Oxford, 1959) encarna al doctor Gregory House, la estrella de la serie que da título con su apellido a esa ficción que, hasta la fecha, ha tenido nada más y nada menos que unos 300 millones de visitas en los videos colgados en Youtube y 18 millones de fans en Facebook –el tercero, por detrás de Lady Gaga y Eminem–.
Cifras que llaman la atención para un personaje que no tiene un vida glamourosa, es cruel en ocasiones con la gente por su estilo de hablar directo y, además, es poco convencional, inconformista y excéntrico.
Jefe de un equipo del Hospital Universitario Princeton-Plainsboro de Nueva Jersey, House no viste con bata blanca pero su capacidad de análisis resulta esencial para dictaminar los diagnósticos realizados a pacientes que padecen enfermedades raras.

El doctor Sherlock Holmes

Por increíble que pueda parecer, David Shore, creador de la serie, ha confesado que para dar vida a Gregory House se inspiró en Sherlock Holmes, personaje creado por el novelista británico Arthur Donan Coyle.
En varias ocasiones, Shore ha señalado que copió, en especial, la adicción que padecía el detective a ciertos fármacos. House tiene debilidad, en particular, por la vicodina, una droga que produce los síntomas de la euforia, y, a su vez, vive en el 221B: número hace un guiño a Sherlock Holmes, quien vivía en el número 221B de Baker Street (Londres). 

Sombras y luces de House

Para Laurie, el precio de rodar House ha tenido sus luces y sus sombras. Por su calidad interpretativa, el actor británico ha recibido además del reconocimiento del público, cuatro premios: dos Globos de Oro y dos, dos premios del Sindicato de Actores y la oportunidad de participar en cintas como la popular saga de Stuart Little.
En numerosas entrevistas, el actor ha ironizado que su padre ejercía de médico y que el rodaje de House le iba a costar su matrimonio a causa de la distancia. 
En el 2007, su familia se tuvo que trasladar del norte de Londres a Los Ángeles, donde se ha estado rodando la serie tras Laurie recibir el diagnóstico de sufrir una depresión por la ausencia de contacto con sus seres queridos.
La contrapartida a ese sufrimiento ha sido que el actor de 101 dálmatas: Más vivos que nunca ha cobrando unos 348.000 dólares por episodio, según datos publicados por el diario de El País en abril del 2010.
Asimismo, la fama alcanzada con House le ha reportado el beneficio de ser fichado por el sello musical Warner y ver cumplido su sueño de músico. A los cuatro año, el actor empezó a estudiar piano y en el 2011 ha publicado su primer álbum, Let Them Talk, con el que está de gira.
Sombras y luces del rodaje de House, ficción de un personaje que ha sido tan importante en el mundo de la televisión como en su tiempo lo fue el detective Sherlock Holmes en las novelas de aventuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario