Ir al contenido principal

Esto pasa cuando no hay justicia

¿Resucita el pinochetismo en Chile de cara a las elecciones?

Por Mauricio Weibel, de la agencia Dpa


Los ministros, guardaespaldas y seguidores del ex dictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990) golpearon esta semana a la política chilena, avergonzaron al Gobierno y defendieron asesinatos cometidos por sus hombres.
La operación, en la antesala de las elecciones municipales del 2012 y presidenciales del 2013, tuvo como eje el homenaje en el Club Providencia al brigadier en retiro Miguel Krassnoff, quien cumple penas de 144 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad.


En torno a ella, rodó la cabeza de una asesora del presidente Sebastián Piñera, quien felicitó a los organizadores del acto a nombre del mandatario, la encargada de gestión ciudadana Andrea Ojeda.
Además, el oficialismo quedó fracturado entre quienes apoyan y rechazan el acto, sin que las directivas de los dos partidos de gobierno, la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional, lograran consenso para condenar el homenaje.
“Pido disculpas a las víctimas”, dijo en ese marco la diputada de Renovación Nacional Karla Rubilar. “Me parece bien (el acto), corresponde”, retrucó la diputada de la UDI María Angélica Cristi.
Es decir, el pinochetismo logró mostrar su raigambre en los políticos de la derecha chilena, varios de los cuales estuvieron en actos claves de la dictadura.
De hecho, el ministro de Economía, Pablo Longueira, el ministro de la Presidencia, Cristián Larroulet, y el vocero del gobierno, Andrés Chadwick, participaron en el emblemático encuentro de Chacarrillas en 1977, donde el dictador ungió a 77 jóvenes líderes de su régimen.
En medio de la división en el oficialismo, los líderes del pinochetismo además coparon los medios de comunicación, llamando a conferencias de prensa cuando comenzaban los noticieros televisivos.
“No quiero que en Chile el que piense diferente sea aplastado”, reclamó en esa vorágine el alcalde de la acaudalada y capitalina comuna de Providencia Cristián Labbe, un ex represor y guardaespaldas de Pinochet.
La iniciativa, que para el ex presidente de la Cámara de Diputados Antonio Leal es un “claro intento (...) de reaglutinamiento político” del pinochetismo, está cruzada por las promesas que el propio presidente Piñera hizo a cientos de represores durante su campaña.
En una reunión con 400 militares procesados por violaciones a los derechos humanos, el mandatario les prometió revisar sus penas y facilitar su libertad, según los uniformados. Piñera, que no niega el encuentro, dice que sólo dijo que haría cumplir la ley.
La cuestión es que los militares sienten que el tiempo se acaba y que el Gobierno no cumple sus promesas. Y las probabilidades de que la derecha retenga el poder son bajas, dadas las protestas sociales que asolan Chile.
La ofensiva pinochetista es para el Gobierno “un chantaje” para lograr la libertad de sus represores, dijo el ex diputado Antonio Leal. Asimismo, indicó que se exige el perdón a la sociedad. “No se comprometen con entregar antecedentes que permitan esclarecer el paradero de los desaparecidos, no abren la olla de la responsabilidad directa de Pinochet (...) No. Recurren al alegato de la legitimidad de los crímenes”, insistió.
En el plano electoral, la posibilidad de que los líderes actuales del pinochetismo acudan a las elecciones está intacta. Nadie cuestiona el apoyo del oficialismo al alcalde Labbé, organizador del homenaje.
Tampoco a los diputados que respaldaron la defensa de uno de los peores violadores de derechos humanos en la historia de Chile y América Latina, Augusto Pinochet.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Economía argentina para principiantes

A continuación, una interesante síntesis sobre medidas políticas y económicas de la etapa K, realizada por La graN maKro, una agrupación de profesionales y estudiantes de ciencias económicas y otras disciplinas sociales "que tiene por objetivo principalestudiar, conceptualizar y difundirlos lineamientos estratégicos del modelo económico que se desarrolla en nuestro país desde el 25 de mayo de 2003", según se autodefinen.
Se trata de una colectivo evidentemente kirchnerista. Este texto intenta explicar cuestiones que el Gobierno nacional no ha sabido comunicar en forma clara y simple. De ahí el valor del trabajo.
Se titular "20 verdades para entender y defender el modelo económico". Aquí el link de la publicación original: La graN MaKro.

4) D2, el sello de la tortura

4) D2, el sello de la tortura

Por Rodrigo Sepúlveda
De acuerdo a la orden reservada 239 firmada por el general Jorge Maradona, el Departamento Dos (D-2) de Inteligencia de la Policía de Mendoza tenía la función de recibir a los secuestrados, mantenerlos en cautiverio y asentar la información, obtenida bajo tortura, en los ficheros clasificados por actividades respondiendo a un mapeo ideológico realizado previamente. Luego, en base a las disposiciones del Comando de Brigada, se decidía su destino: podían ser legalizados e ir a la Penitenciaría de Mendoza,  trasladados a otro centro de detención o desaparecer. El D2 fue el Centro Clandestino de Detención (CCD) más importante de Mendoza. Funcionó en un entrepiso en el interior del Palacio Policial. El lugar, ubicado en la intersección de calles Belgrano y Virgen del Carmen de Cuyo, fue inaugurado en 1974 y se encuentra a menos de 500 metros de la Casa de Gobierno, centro del poder político. Miles de mendocinos lo han visitado para obtener s…

11 de setiembre de 1973: El día que el mundo miró hacia Chile

Lo que sigue, es un especial publicado en el diario El Sol de Mendoza a los 35 años del golpe de Estado contra Salvador Allende.

Por Cristian Ortega

Hoy se cumplen 35 años del golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Salvador Allende en Chile. Se trató de un acontecimiento de repercusión mundial, por lo que presentaba la figura del médico socialista en el contexto mundial, donde la izquierda y la derecha, el bloque occidental con EEUU a la cabeza y los países comunistas y socialistas, con la URSS como sostén principal, llevaban adelante una guerra, a veces no tan fría, en todos los rincones del planeta, y cada señal o adhesión hacia uno u otro era tomada como altamente significativa.