De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

25 de julio de 2011

La década canalla resiste y da pelea

A mitad de los 90, con el discurso del fin de la ideología y la imposición de las políticas neoliberales –que proponían que el Estado fuera primero diezmado y luego administrado por “gerentes”–, una serie de personajes públicos conocidos por sus actividades artísticas o deportivas, florecieron como candidatos del menemismo en diferentes distritos electorales. Sobreviven el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, devenido K ultraleal, y Carlos Reutemann, un misterio en sí mismo y la esperanza eterna del establichment, más que un dirigente de peso concreto.
Algunos supusimos, y nos equivocamos, que la devastación que dejó la década del 90, la “década canalla” según María Seoane, había sido incorporada por la ciudadanía, lo que funcionaría como reaseguro para no cometer los mismo errores y comprender que la política es la forma de avanzar, con millones de imperfecciones, sin dudas, aunque insustituible.
Que los políticos son todos iguales es una falacia que le hace el juego al discurso del menemismo. No es así, como no es cierta ninguna generalización. Los políticos son los que hacen política, y los que llevan adelante los planes colectivos que tienen como objetivo la mejora de las condiciones de vida de un municipio, una provincia o el país. Las experiencias de no políticos en cargos públicos puede ser valiosa cuando se comprende como necesaria para llevar adelante una parte de un plan de gestión, siempre con la idea clara de que la política es la herramienta transformadora de la sociedad.
El PRO, con su falso discurso de armonía, diálogo y pirotecnia amable, apuesta a una de las patas discursivas de los 90 como contrapeso a la politización del país desde el 2003 a esta parte.
Hacen política, sin duda, pero comunicando que en realidad hacen todo lo contrario.
La designación del inefable cómico Miguel Del Sel como candidato a gobernador de Santa Fe, al que votó 35% de los ciudadanos de esa provincia, es una prueba más de que lo que creemos que hay que enterrar para siempre, no sólo está presente sino que además presenta resistencia.
La búsqueda permanente de contraponer la no política a la militancia –con las descalificaciones a la actividad y a sus protagonistas que se multiplican por los cientos de medios alineados– va en el sentido de relativizar el quién y el cómo de una etapa nueva y vigorosa de la historia argentina.
Las experiencias pasadas deberían hacernos reflexionar. El balance de la década del 90 es indiscutiblemente negativo, desde los más variados puntos de vista y análisis. No viene mal recordar que Menem y compañía no hicieron otra cosa que culminar el plan maestro de la oligarquía que utilizó a los militares en 1976 para cambiar la matriz económica del país, apostando a los servicios, el sector financiero y la exportación de materias primas.
Desarmar aquel modelo de saqueo y exclusión, insisto, completado en los 90, no es una tarea fácil. Argentina tocó fondo hace apenas 10 años. La reconstrucción de lo que fue el país más igualitario de América Latina demandará décadas, por lo bajo que se cayó.
Los mensaje ambiguos hacia propuesta que imitan e incluso reivindican las peores políticas que se podrían haber aplicado hace apenas unos años, no son buen augurio para un camino con obstáculos pero sin duda el correcto para intentar ser, no sin esfuerzos, lo que fuimos.
Argumentar lo contrario, en base al cuestionamiento cotidiano de cuestiones nimias, no hace otra cosa que atentar contra la cuestión de fondo, que nada tiene que ver con los intérpretes de hoy, sino con el tipo de país que queremos, basado en una matriz económica diametralmente opuesta a la que se inauguró en 1976 y estalló en el 2001. Nada menos.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar