De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

10 de febrero de 2011

Política hot

La semana que está terminando deja, en el plano local, varias cosas para analizar, desde la cuestión política hasta el enfrentarse con prejuicios y tradiciones desfasadas de la mano de la anticuada Fiesta Nacional de la Vendimia.
Atravesando un febrero movidito en los partidos políticos, hot, podríamos decir, los precandidatos florecen como la más trepadora de las enredaderas, ya marean al intentar contarlos, parece que no pararán de aparecer, y todo, todo, de la mano de un futuro promisorio, a pesar de los augurios de desastres, predicciones basadas más en el interés que dictan deseos egoístas, que no se condicen con los datos de la realidad.


epidemia en el pj. Cuando los peronistas se pelean, en realidad, se están reproduciendo, solía decir Perón, con ánimo de diferenciar las internas en el movimiento de las internas en los otros partidos.
Algo de eso hay. Si no, no se entiende muy bien esta fiebre por postularse, por decir “quiero ser gobernador” de los ministros de Celso Jaque. Ayer lo hizo Paco Pérez, Raúl Mercau ya se está sacando las fotos para adornar sus afiches, el todopoderoso Chiqui Cazabán intenta aprender carisma subiéndose a un cuatriciclo. El intendente hot Rubén Miranda coquetea con ser el candidato, Alejandro Abraham, quien ruega tener una reina recatada pero muy linda, no descarta la posibilidad.
¿Qué bicho les picó? El del milagro. El año pasado, hace nada, decíamos en este espacio –y muchos otros decían lo mismo y aportaban argumentaciones sólidas– que el próximo gobernador iba a ser, con total seguridad y sin mediar milagro de por medio, radical. El milagro se produjo, porque hoy nada asegura a los muchachos de la calle Alem que retomen la Provincia el 10 de diciembre. ¿Qué pasó en el medio?
Un intento de explicación tiene que ver con el contexto nacional, donde Cristina Kirchner, a contrapelo de casi todos los pronósticos, encara los últimos meses de gestión con una fortaleza política importante y con números que la acompañan. Incluso, el vicepresidente Julio Cobos, insospechado de cristinista, le “recomendó” no competir por la reelección y retirarse de la política –y de la presidencia– “con todos los laureles”. O sea.
El Gobierno provincial, vapuleado a más no poder por radicales y demócratas por no “enfrentar” al Ejecutivo nacional –obviando, los criticadores, que comparten signo político y espacio–, está hoy relamiéndose por meses y meses de vacas flacas respecto a imagen e iniciativa. Luego del año y medio durísimo que tuvo la presidenta –desde marzo del 2008, cuando estalló la pelea con el Campo, pasando por la crisis financiera internacional, la gripe A y la derrota en las legislativas del 2009–, Jaque, sus colaboradores y el PJ mendocino están disfrutando de la buena estrella que parece que acompañará a Cristina en este año clave.
Además, y esto es innegable, el ADN peronista pesa. La movilización, la militancia, la presencia en los barrios y la obra pública visible ayudaron a de-senterrar a un Ejecutivo provincial que contaba los días para entregar el timón.
Otro dato que suma a la hora de hacer el balance de la recuperación tiene que ver con el mismísimo Jaque. Sin carisma, feo, antipático, mal orador y, en apariencia, timorato, es un tractor trabajando. Le llevó tiempo, pero algunos parecen comenzar a valorar esa cualidad.
Todo este combo, caprichoso e incompleto, ha desatado la epidemia de los candidatos. Claro que todos y cada uno tienen sus destinos atados a lo que diga la Casa Rosada, hoy más que nunca, con derecho a veto en el armado de listas.

¡ay, radicales! Juramos que evaluamos esta vez no hablar de ellos. Pero es imposible. Son ideales para la rosca y la pirotecnia periodística, que suele poner –nos incluimos– el ojo en las cuestiones superficiales y se aleja de las profundas.
La interna virulenta estuvo a punto de cobrarse su primera víctima. El corazón del calentón Armando Camerucci casi dijo basta luego de intensas discusiones, a los gritos y casi a las trompadas, entre correligionarios.
El contexto en el que la UCR se mueve tiene que ver con lo que analizábamos arriba: uno se puede desesperar cuando creía tener el boleto ganador de la lotería y de repente se le escurre por un bolsillo descocido.
Tal es el descontrol entre los radicales, que no ven con claridad cómo transformar en una fortaleza la debilidad innata que tienen –comerse los ojos–, que hasta uno de los más coherentes, como es el Mula Iglesias, ahora le tira flores a Julio Cobos y, a su vez dice, compartir la visión con Víctor Fayad.
El ex gobernador de la gran crisis tiene ganas, tiene equipo, pero no tiene, por ahora, el halo de armador-monje negro que sí ostenta y desde hace años Alfredo Cornejo. Va a ser complicado para uno y otro ponerse de acuerdo para competir y definir al candidato, teniendo en cuenta, justamente, lo diferente que son entre ellos y la diametralmente opuesta concepción que tienen respecto de la forma de hacer política.
Pero, más allá de la masturbación intelectual que abunda en cada período preelectoral, nada podrá definirse antes de la gran batalla nacional, en la que el vicepresidente lleva todas las de perder.
Hay dos sillas para tres personas, y Cobos no es el que más cerca está de apoyar las nalgas.
Al vice le duele, sobre todo, cómo lo han acorralado tipos que creía cercanos, incluso, tipos a los que les tenía afecto. Hoy se da cuenta de que en políticas esas sensaciones no valen nada y de que para hacer carrera hay que ser un poco de todo menos un tipo común, como se vende y como cree que es.

concurso de belleza. ¿Qué es la Vendimia, de qué se trata, para qué sirve, qué dice de nosotros? La Vendimia es una tradición, una fiesta en el cerro, bailarines y la elección de una chica bonita; la Vendimia es turistas dando vueltas, reuniones, negocios de la industria vitivinícola. Y nada más. La carga política que se le pone todos los años a la fiesta y a los días previos dura menos de una semana. Como la fama de la reina. Así de efímera es la Vendimia.
Cuando algo rompe con esta rutina, hay que festejar. Que una joven de 20 años despierte comentarios homofóbicos, groseros, intolerantes, cargados de prejuicios vergonzantes es un dato a tener en cuenta para repensarnos.
Estamos en el 2011 y hay quienes quieren que la reina de la Vendimia, o peor, las candidatas, sean chicas traspoladas desde el 1920. Ridículo.
Esperamos que el trabajo de modelo y promotora de la soberana lasherina no le sume ni le reste votos en la fiesta central, que siempre culmina, como sabemos de memoria, con un concurso de belleza muy pintoresco, con capas y coronas. Nada menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario