Ir al contenido principal

Somos una mejor sociedad desde que los medios son cuestionados

Desde este espacio venimos sosteniendo que, como sociedad, estamos viviendo un momento histórico riquísimo respecto de los temas en debate, las posturas de diferentes sectores y, sobre todo, la caída de las máscaras de actores sociales, empresariales y mediáticos embretados entre un discurso edulcorado y políticamente correcto y la defensa por todos los medios posibles –algunos al borde de lo ilegal– de sus posiciones de privilegio logradas en el peor momento histórico de los 200 años del país.
Todo indica que la verdad sobre la identidad de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble está más cerca que nunca. El veredicto de la Justicia sobre si son hijos de
desaparecidos apropiados por la última dictadura militar o, por el contrario, se trata de huérfanos que legalmente adoptó la poderosísima mujer será el cierre a años y años de peleas, presiones, tergiversaciones, atropellos, interpretaciones maniqueas y, sobre todo, mucho dolor para familias que, 35 años después, viven día a día el calvario de ser las víctimas eternas de la dictaduras. Se trata de familias que tienen la certeza de que un nieto nació en cautiverio luego de que su madre fue secuestrada por grupos de tareas.
De las atrocidades conocidas de la dictadura, la del robo sistemáticos de bebés (se calcula que fueron cerca de 500) es la que más horroriza. Secuestrar, matar y robar no era suficiente. También hubo que quedarse con los pequeños, quienes fueron entregados a oficiales para criarlos y así “salvarlos” de sus familias originales, descontando que serían seguidores fanáticos del marxismo anticristiano internacional.
La resolución de la causa Noble puede tener consecuencias monumentales, inimaginables, si se confirma lo que se sospecha: que Marcela y Felipe son familiares de sangre de algunas de las familias que buscan a sus integrantes apropiados.
La titular del Grupo Clarín y mamá adoptiva de los chicos –hoy adultos de más de 30 años– no ha hecho demasiado para dejar en claro, sin lugar a dudas, que sus “hijos” fueron adoptados en forma legal.
Incongruencias con las fechas, con los testigos, con los plazos, infinidad de planteos legales para evitar que se realizaran los análisis correspondientes de ADN han sido sólo algunas de las cuestiones que ha hecho el Grupo Clarín para evitar el definitivo contraste de material genético de Felipe y Marcela con las muestras de todas las familias que buscan nietos que constan en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG).
La jueza federal Sandra Arroyo Salgado, a cargo de la causa en los últimos meses, ordenó la obtención compulsiva de material genético de los Noble para poder compararlos, luego de 8 años. La primera orden para que se concretaran los análisis es del 17 de diciembre del 2002, pero el juez Conrado Bergesio hizo caso omiso. Una cámara le ordenó la medida el 30 de abril del 2004, pero tampoco cumplió. Esta semana, la actual magistrada en la causa, Arroyo Salgado, con el material en poder del BNDG, determinó que el lunes comience el trabajo de comparación para determinar, de una vez por todas, si Marcela y Felipe son hijos de desaparecidos.


el camino. El Grupo Clarín, con el diario Clarín como su nave insignia más la señal noticiosa de cable TN y la radio porteña Mitre, está literalmente echando por la borda años y años de construcción de credibilidad. Como nunca antes, sus bases, las que lo hacen el mayor grupo mediático del país y uno de los más importantes del mundo, estuvo bajo la lupa como en estos años.
Clarín fue fundado en 1945 por Roberto Noble, pero comenzó a convertirse en un pulpo a partir del control, junto a La Nación y La Razón, de la empresa Papel Prensa, proceso sospechado de ilegal, durante la última dictadura militar.
Hubo permanentes pedidos a los diferentes gobiernos democráticos por parte de los organismos de DDHH de investigar, más allá de a los responsables de operativos de la dictadura, a sus cómplices civiles, que apoyaron el golpe, lo legitimaron e, incluso, sacaron jugoso provecho de él. En las tres situaciones se encuadraría el Grupo Clarín si se confirma la identidad de los chicos Noble. Ni hablar si se avanza en una investigación para determinar cómo se hizo con el control de Papel Prensa.
El otro tema que pone en evidencia a la empresa es la acalorada defensa de la Ley de Radiodifusión de la dictadura, a la sombra de la cual creció y creció, sobre todo en los 90. Con la nueva Ley de Medios, de la democracia, aprobada por amplias mayorías en el Congreso, el Grupo conocerá límites que nunca tuvo. Otra vez, la relación Clarín-dictadura es innegable.


credibilidad y debate. El mundo periodístico argentino se hace desde hace tiempo la misma pregunta: ¿qué pasará si se confirma que la titular del Grupo Clarín recibió niños apropiados por la dictadura militar? La respuesta es casi imposible de elaborar. Lo cierto es que el debate está instalado, se hacen hipótesis, se teoriza sobre cómo la credibilidad de un medio puede ser literalmente destrozada por un hecho puntual.
Entre periodistas, los planteos van más allá: ¿cómo titulará Clarín el día que se den a conocer los resultados de los estudios de ADN si estos ratifican las sospechas? ¿Qué debe hacer un periodista de Clarín que se entera que trabaja para una empresa cuya cabeza es culpable de apropiación de niños, quizás el más aberrante de los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado? Teniendo en cuenta el rol central de los medios de comunicación en una sociedad, ¿cómo cambiará el panorama, la relación de fuerzas, el peso específico tras un cimbronazo como el que se prevé?
Se trata de incógnitas que están a punto de ser reveladas.
Pero, más allá del resultado de las pesquisas, lo positivo es que los temas de fondo están, como nunca antes, a flor de piel. Escribimos sobre esto, hablamos, opinamos, nos informamos. Queda claro que es positivo, que la información nos hace fuertes para decidir, para comprar tal o cual diario, para ver tal o cual canal de televisión, para escuchar con respecto a tal o cual periodista y en definitiva, para votar. Es inédito que los medios sean la noticia, que de una vez por todas el ciudadano de a pie sepa qué intereses se defienden detrás de tal o cual título, columna o editorial. Es interesante ver qué voces busca, en este caso el diario Clarín, para cascotear a la jueza que lleva adelante la causa. Es una ventaja comparativa que tenemos como ciudadanos saber a qué candidato apoya un multimedios con innumerables ramificaciones.
El caso Noble debe ser un aprendizaje para la sociedad, para que comprenda que no hay seres inmaculados que hacen lo que hacen sin intención alguna. Todos, empresas, organizaciones, medios, ciudadanos, dirigentes, periodistas, actuamos desde un lugar. Las motivaciones pueden ser más o menos dignas y presentables, pero siempre las hay. Y es honesto ponerlas de manifiesto, hacerle saber al otro qué pensamos, qué defendemos y por qué.
Estos años han servido, entre otras cosas, para que caigan máscaras de mentirosa imparcialidad, para que se cuestionen demagogos slogans que bregan por un inexistente “periodismo independiente”, para desnudar maniobras inconfesables. Lo celebramos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Economía argentina para principiantes

A continuación, una interesante síntesis sobre medidas políticas y económicas de la etapa K, realizada por La graN maKro, una agrupación de profesionales y estudiantes de ciencias económicas y otras disciplinas sociales "que tiene por objetivo principalestudiar, conceptualizar y difundirlos lineamientos estratégicos del modelo económico que se desarrolla en nuestro país desde el 25 de mayo de 2003", según se autodefinen.
Se trata de una colectivo evidentemente kirchnerista. Este texto intenta explicar cuestiones que el Gobierno nacional no ha sabido comunicar en forma clara y simple. De ahí el valor del trabajo.
Se titular "20 verdades para entender y defender el modelo económico". Aquí el link de la publicación original: La graN MaKro.

4) D2, el sello de la tortura

4) D2, el sello de la tortura

Por Rodrigo Sepúlveda
De acuerdo a la orden reservada 239 firmada por el general Jorge Maradona, el Departamento Dos (D-2) de Inteligencia de la Policía de Mendoza tenía la función de recibir a los secuestrados, mantenerlos en cautiverio y asentar la información, obtenida bajo tortura, en los ficheros clasificados por actividades respondiendo a un mapeo ideológico realizado previamente. Luego, en base a las disposiciones del Comando de Brigada, se decidía su destino: podían ser legalizados e ir a la Penitenciaría de Mendoza,  trasladados a otro centro de detención o desaparecer. El D2 fue el Centro Clandestino de Detención (CCD) más importante de Mendoza. Funcionó en un entrepiso en el interior del Palacio Policial. El lugar, ubicado en la intersección de calles Belgrano y Virgen del Carmen de Cuyo, fue inaugurado en 1974 y se encuentra a menos de 500 metros de la Casa de Gobierno, centro del poder político. Miles de mendocinos lo han visitado para obtener s…

11 de setiembre de 1973: El día que el mundo miró hacia Chile

Lo que sigue, es un especial publicado en el diario El Sol de Mendoza a los 35 años del golpe de Estado contra Salvador Allende.

Por Cristian Ortega

Hoy se cumplen 35 años del golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Salvador Allende en Chile. Se trató de un acontecimiento de repercusión mundial, por lo que presentaba la figura del médico socialista en el contexto mundial, donde la izquierda y la derecha, el bloque occidental con EEUU a la cabeza y los países comunistas y socialistas, con la URSS como sostén principal, llevaban adelante una guerra, a veces no tan fría, en todos los rincones del planeta, y cada señal o adhesión hacia uno u otro era tomada como altamente significativa.