De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

2 de septiembre de 2010

El único rival de peso se arma, como puede, aquí y allá

Otra vez, como es usual desde que comenzó en el país este período histórico que se nomenclará como K, estamos ante un momento clave.
Las razones son varias: acomodamientos políticos fundamentales para saber qué propondrá cada agrupación de cara a las presidenciales del 2011, las definiciones respecto de qué profundizar del modelo K, el panorama en Mendoza del rival con más posibilidades ante el oficialismo y la divulgación de una situación muy incómoda para los grandes medios de comunicación, entre varias otras. Vamos por parte.
plan de gobierno. El presidente nacional de la UCR, Ernesto Sanz, recibió ayer en Buenos Aires a la cúpula del Partido Socialista, aliado en el Acuerdo Cívico y Social, ese mismo que abandonó la ya increíble Elisa Carrió, escupiendo fuego a diestra y siniestra.
Más allá del acercamiento de corte electoral que ya va pariendo la fórmula Ricardito Alfonsín-Hermes Binner para el 2011, es interesante repasar qué pretenden los socialistas que se incluya en el plan de gobierno de esa alianza.
El programa socialista establece: institucionalización de la Asignación por Hijo y cláusula de ajuste automático; eliminación del IVA a la canasta de alimentos; gravar la renta financiera; régimen de compensaciones a las provincias que no mantienen deuda con el Estado nacional; establecer un esquema de retenciones diferenciales y progresivas; boleta única para la elección de presidente y vice, y legisladores nacionales; recomposición de los haberes previsionales y créditos blandos y promoción impositiva destinados a las pymes.
Habrá que ver cuál de estas medidas de corte progresista y que no hacen otra cosa que profundizar varias de las tomadas por este Gobierno nacional y el anterior está dispuesta a abrazar la UCR. En el caso de que el candidato a presidente sea Ricardito, es probable que varias tengan su aval, y se avance. En el caso de que la postulación recaiga –previa interna o por acuerdo– en Julio Cobos, es una incógnita. La razón es simple: los alineamientos a los que ha adherido Cobos desde su ruptura con el Gobierno nacional lo han ubicado en un sector que ha ido perdiendo el sesgo de progresista.
Para comprender de qué se trata la pelea de fondo en la UCR, hay que ir al año 2007, cuando el gobierno de Néstor Kirchner tomaba decisiones que hacían dudar de sus convicciones hasta a los más convencidos radicales. Algunos manifestaban adhesiones políticamente correctas al rumbo tomado, otros se descomponían al analizar cómo ganarle las elecciones de ese año al PJ, y los menos, con Cobos a la cabeza, decidieron apoyar abiertamente a Kirchner e, incluso, irse con él.
Luego del minué de las Concertación Plural, el triunfo del 2007 y el voto no positivo, con un tiempo prudencial ya transcurrido, las aguas comienzan a aclararse y se ve el fondo de la cuestión: los más “progres” del radicalismo, entre los que se incluye Ricardito, ven con buenos ojos varias cosas de este período, aunque no pueden salir a decirlo abiertamente, pero sí dan gestos de esto.
Por otro lado, están los conservadores radicales, en Mendoza “radigansos”, que se espantan ante tanta medida de alcance popular; entre ellos hoy se enrola Cobos. ¿Cambió de convicciones del 2007 a esta parte, lo superó la situación o directamente no tiene ideología y aprovechó el momento para llegar de la mano de los K a un lugar que, de otra forma, sólo disfrutaría en sueños? Quién sabe.


¿le da la espalda? En Mendoza la situación del partido con más posibilidades de ganar la Gobernación no es menos complicada que a nivel nacional.
El lunes por la noche, radicales y cobistas se mostraron juntos para dar sus posiciones respecto de algunos temas de coyuntura. Presidió la puesta en escena Roberto Iglesias, a quien acompañaron, entre otros, Eduardo Giner, intendente de Tunuyán, y Juan Carlos Jaliff, cobista y titular del ya fallecido Confe.
Según se rosqueó en esa reunión, la fórmula para gobernador y vice podría ser Iglesias-Giner o Iglesias-Jaliff. Cualquiera de las dos está dejando de lado a figuras de peso dentro de esta ensalada de dirigentes llamada panradicalismo.
Víctor Fayad estuvo, habló y se fue rápido. ¿Estará el Viti dispuesto a dejar pasar una buena oportunidad de llegar a la Gobernación luego de dos intentos? Las encuestas le sonríen (ver www.elsolonline.com/noticias/view/28401/dilema-cletistico--esperanza-oficial-y-desconcierto-disidente), además, teniendo en cuenta los recelos del partido hacia Cobos, en una interna, seguramente, le ganará al candidato de Cleto, y, por último, ya está grande para especular con cuatro años más en Capital para probar suerte en el 2015.
El otro ninguneado fue el intendente de Godoy Cruz y operador estrella del cobismo, Alfredo Cornejo. El godoicruceño, a diferencia del Viti, ni siquiera estuvo en la reunión.
Se trata de un cruzado, un tipo mucho más duro que Jaliff a la hora de reunirse, hablar y acordar con los radicales que nunca se fueron del partido.
En el medio está el titular de la UCR local, César Biffi, quien intenta tener un rol conciliador entre los temperamentos de uno y otro lado: intenta que Fayad no sea tan violento con los cobistas y con el mismo Cobos cada vez que se prende un micrófono pero también ve con buenos ojos que un radical-radical como Iglesias quiera pelear la Gobernación. Al Mula, además, lo acompaña un halo de piloto de tormentas experimentado, ya que la gran crisis lo encontró en el sillón de San Martín y sobrevivió con dignidad.
Como se ve, no es para nada fácil el armado en el partido que aspira a volver a gobernar Mendoza. Igual, los chicos de la boina saben que el peronismo es un rival al que nunca hay que dar por muerto. La mejora en la imagen de Néstor y Cristina Kirchner puede ser todo un dato del que Celso Jaque sacará rédito. La venida del ex presidente el 15 de setiembre es un síntoma.


el qué por sobre el por qué. Ya pasaron varios días desde la denuncia pública de la presidenta Cristina Kirchner sobre la polémica “compra” de la empresa Papel Prensa por parte de los diarios Clarín y La Nación en plena dictadura.
Hemos escuchado mil cosas de uno y otro lado, ha habido mentiras alevosas tiradas con toda irresponsabilidad e intencionalidad que no hacen otra cosa que tratarnos como imbéciles.
Se ha hablado del oportunismo del Gobierno nacional para poner sobre el tapete una oscura historia de la que poco se habló desde 1983 a esta parte. Se invoca, de un lado y otro, la libertad de expresión. Todo es un gran ruido mediático para el ciudadano común y corriente. Pero a no confundirse: es un tema trascendente que, como sociedad, debemos analizar y tener en cuenta.
Este debate, como muchos otros, tiene que ver con la historia de este país, su formación y su futuro. El qué de la cuestión es infinitamente más importante que el por qué. ¿Alguna vez, aquellos políticos que intentaron tibiamente objetar el poder mediático imaginaron que en el café de la esquina, en la escuela o en la cena familiar, los argentinos debatiríamos sobre Papel Prensa, el precio de papel diferenciado para unos y para otros y los aprietes en pos del periodismo independiente?
Insisto, el qué es mucho más importante que el por qué. Y celebro que así sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario