De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

24 de junio de 2010

La alternativa que da escalofríos

El archivo, la perspectiva histórica, los hechos, las consecuencias de las conductas de tal o cual dirigente son buenos parámetros para entender lo que dicen, por qué lo dicen y qué intereses defienden con lo que dicen. Todo esto también nos sirve para conocer sus más profundas convicciones, algunas inconfesables, que son el motor de toda acción.
Por lo dicho, hay hechos políticos que dan escalofríos, miedo, preocupan, angustian, al menos a este humilde cronista. Veamos.
volver al pasado. El miércoles 16, en la Universidad de El Salvador (USAL), en Buenos Aires, el cardenal Jorge Bergoglio encabezó la presentación de lo que llamó Consenso para el Desarrollo, un compendio de ideas para que se avance en políticas de Estado respecto de diferentes problemáticas. Los diarios nacionales del día siguiente rescataron el enésimo llamado de Bergoglio a “bajar la confrontación”, a dejar de lado “las antinomias” y a recuperar el “diálogo”.
Ya nos hemos manifestado en este espacio sobre el vacío de esas palabras –esta vez no dijo “crispación”–, pero lo que nos importa rescatar es el fondo de la cuestión.
Entre otras medidas que propuso el cardenal está, según un compendio hecho por Horacio Verbitsky en Página/12 del domingo, eliminar las retenciones a las exportaciones de granos y oleaginosas, entre ellas la soja; aumentar tarifas y rebajar impuestos; minimizar las políticas sociales, como la Asignación Universal por Hijo; afianzar la autarquía del Banco Central; establecer el principio chavista de la “información veraz”, opuesto a la Constitución y las leyes argentinas; limitar a empresas privadas o mixtas la titularidad de licencias de comunicación; volver a integrar en un sistema único la seguridad interior y la defensa nacional; confiar a ese sistema “la tutela de la paz social”, o sea, reprimir el conflicto social, y sustituir la Unasur por la Alianza ABC, para tender un puente entre el Atlántico (Argentina y Brasil) y el Pacífico (Chile).
Más allá de las consideraciones que se puedan tener respecto de estas propuestas –demasiado cercanas a lo que fueron los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa–, queremos destacar, primero, quién fue el encargado de realizar el Consenso para el Desarrollo: nada menos que el comprovinciano Roberto Dromi, intendente de Mendoza durante la dictadura militar, titular de Obras y Servicios Públicos de Menem, autor de las leyes que desregularon servicios, permitieron el desguace del Estado y suspendieron derechos sociales.
Sí, como usted lo escucha, estimado lector, Roberto Dromi es el encargado de darles forma de plataforma política a las ideas del cardenal Bergoglio, transformado en actor político principal en este complejo tablero de ideas, oscuras intenciones, presiones, tergiversaciones y acciones, directas e indirectas, para, literalmente, voltear los logros populares de los últimos años. Escalofriante.


invitados vip. Otro dato a destacar, siguiendo la premisa del principio, es poner atención en quiénes fueron a escuchar cómo debería ser –o volver a ser, mejor dicho– el país según Bergoglio y Dromi.
Atentos al adoctrinamiento del cardenal y los “consejos” políticos del arquitecto de las perversas privatizaciones, estaban (perdón por el mal momento) Chiche Duhalde y Francisco de Narváez; el presidente de la UCR, Ernesto Sanz; la jefa del GEN, Margarita Stolbizer; el vicepresidente de la UIA, José Ignacio de Mendiguren; el ex titular de la SRA Guillermo Alchourón; el Coti Nosiglia; José Manuel de la Sota; el rabino Sergio Bergman; el macrista Guillermo Montenegro, y el ex ministro menemista Armando Caro Figueroa.
Toda la presentación estuvo, como suele suceder con estas cuestiones, disfrazada con un velo académico. Es que Dromi es director general de la Escuela de Posgrado Ciudad Argentina (Epoca), dependiente de la USAL. Justamente, el rector de la universidad, Juan Alejandro Tobías, y el ex ministro de Defensa de Raúl Alfonsín, De la Rúa y Eduardo Duhalde, Horacio Jaunarena, secundaron a Bergoglio durante la presentación.


de qué estamos hablando. Desde este espacio venimos advirtiendo sobre la intención de que a partir del 10 de diciembre del 2011 se lleve adelante una drástica restauración conservadora, de la mano de algunos de los dirigentes opositores (Cobos, Macri, Solá, el mismo Duhalde, poco importa quién).
El fin de la pelea, con condimentos políticos, mediáticos, agroexportadores, es nada menos que desarmar el modelo económico vigente desde el 2003, diametralmente opuesto al vigente entre 1976 y el 2001. Es tan simple como eso.
Los actores que los grupos de poder elijan para la faena se irán definiendo el año que viene, y saldrán desde el peronismo disidente o el radicalismo, funcionales a los intereses corporativos. El nombre no importa, porque las condiciones se le darán a quien sea, sin interesar por cuánto ganó, qué pasado tiene, ni siquiera qué piensa. Sólo será un instrumento para volver atrás, para desactivar la ley que democratiza los medios, para reinstaurar las AFJP, para otra vez seguir las recetas del FMI, para de nuevo estigmatizar la protesta social y dar palo, palo y palo. Volverá al primer plano la demonización de la política como actividad popular con el fin de hacernos creer que es siempre mejor un gerente que un político.
La derecha argentina, siempre reaccionaria, se está armando. Tiene enfrente a un enemigo que creyó muerto hace pocos meses, pero que se levantó, peleó, tiene una iniciativa política inédita y a prueba de cualquier obstáculo. El reconocimiento de estas cualidades de parte de la población está viéndose reflejado en las encuestas, que muestran una mejora de la imagen del Gobierno nacional, de Cristina y de Néstor Kirchner. Este último dato es el que realmente preocupa a Bergoglio y sus amigos.
Será cuestión de estar atentos, ciudadanos, para que no pase otra vez, para que no nos prometan salariazo y revolución productiva y nos esquilmen; no pueden otra vez prometernos transparencia absoluta y ser un gobierno monigote que cae por su propia inutilidad; no nos pueden decir otra vez que son lo nuevo, cuando están rodeados de dinosaurios que arruinaron todo lo que podía arruinar.
No otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario