De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

7 de septiembre de 2003

8) “No tenemos mucha expectativa en la Justicia federal de Mendoza”

8) “No tenemos mucha expectativa en la Justicia federal de Mendoza”

Rodrigo Sepúlveda

Elba Morales y María Gil de Camín, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, regional Mendoza.

¿Dónde están los desaparecidos de Mendoza? ¿Cuáles son las hipótesis que ustedes manejan?
Elba: Muchos de los desaparecidos de Mendoza están en los cementerios, fundamentalmente en el cuadro 33 del Cementerio de Capital, en el Cementerio de San Rafael y en algunos de los otros cementerios. Otros, realmente, no sabemos dónde los han sepultado. Hay versiones de fusilamientos en zona de la pre-cordillera y de enterramientos en esa zona. Hasta aquí eso no se ha podido verificar por falta de recursos, de medios y de acción de la Justicia en ese sentido.

¿Se sabe de qué personas son los restos que están en los cementerios?
Elba: En algunos casos se sabe porque fueron sepultados como NN y después se ampliaron esos datos y se les consignó el nombre que tenían. Uno, por ejemplo, es el caso de Osvaldo Rosales. Otros casos son los de Ana María Moral, Juan Vicente Bernal y su esposa Raquel Herrera y Molina Nazar.

¿Esos son restos recuperados?
Elba: Recuperaron la identidad. De otros, hay datos coincidentes con la edad y la fecha en que lo secuestraron con las inhumaciones realizadas en el Cementerio de la Capital como NN.

¿Qué hay de verdad en las versiones que hablan de gente arrojada al Dique El Carrizal?
Elba: No hay una información precisa, son versiones nada más. En algún momento hubo una denuncia de un buzo...
María Gil de Camín: Hubo un dragado del Carrizal al principio de la democracia donde intervinieron buzos, pero dijeron que eso estaba muy mal hecho porque el dragado era muy superficial y podían haber cuerpos enterrados en el limo del Carrizal y era un tema difícil por la acción de los peces. Cuando se dragó el Carrizal no se encontró nada.

¿Y tampoco nunca hubo algún testimonio de un pescador que hubiera dicho ‘sí, yo vi que tiraron una persona’?
Elba: Hay un testimonio pero del año 75, previo al golpe. Eso efectivamente consta en los registros de la Municipalidad de Luján. Encontraron restos de un hombre que tenía los pies en cemento.

¿Ese fue un caso de represión política?
Elba: Sí, claro, ese fue un caso de represión política. Un operativo de las Tres A en el terreno.

¿Se acuerda el nombre?
Elba: No me acuerdo, pero hay un expediente en la Justicia federal

¿El destino de los detenidos desaparecidos de Mendoza, es una de las grandes incógnitas?
Elba: Es una de las grandes incógnitas, pero el tema es que hay mucha gente en Mendoza, ex funcionarios o actuales funcionarios que si quisieran podrían develar esa incógnita porque ellos saben qué hicieron ellos mismos. Gente de la policía de la provincia, por ejemplo, que saben qué hicieron con los desaparecidos; pero hasta aquí no ha habido una acción judicial coherente que permita que esa gente diga lo que sabe.

¿Qué expectativas tienen con la situación que se abre a partir de la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final que hizo el Congreso y del posible fallo en ese sentido de la Corte Suprema?
María Gil de Camín: Los organismos de derechos humanos siempre dijimos que no estaba todo perdido, que el camino de la verdad y la justicia lo íbamos a seguir hasta las últimas consecuencias. Primero se abrió una grieta con los juicios por la verdad y ahora se abre el panorama mucho más ancho. Se está descorriendo el velo de la impunidad porque pensamos que la Corte Suprema también va a declarar la inconstitucionalidad de estas leyes y vamos a poder llevar a juicio a los represores que todavía quedan con vida.

¿Hay alguna noción de cuántas causas se podrían reabrir en Mendoza?
Elba: Tantas como se iniciaron entre 1986 y 1987, antes del Punto Final y la Obediencia Debida. Esas causas eran más de cien.

Hay un juez de la Cámara Federal, Luis Miret, que ha sido recusado ante la Corte Suprema, ¿tienen confianza en que la Justicia federal de Mendoza pueda llevar adelante las causas que se reabrirían y llegar así a buen término? ¿Tienen fe en la Justicia federal de Mendoza?
Elba: En realidad no tenemos mucha expectativa de que la Justicia federal de Mendoza pueda llevar adelante estas causas con verdadero afán de obtener justicia, salvo algunos miembros que han demostrado una actitud positiva hacia ese objetivo. Este tema ya lo hemos vivido con los juicios por el derecho a la verdad. Todavía tenemos un incidente de recusación en la Corte de Justicia de la Nación y hace más de un año que el expediente está detenido. El doctor Miret, un integrante de la Cámara que en el año 86 se excusó por ser amigo íntimo del comandante Juan Pablo Saá, ahora se negó a excusarse y tuvimos que recusarlo para que no interviniera. Era imposible tener en una misma causa donde se busca justicia, al amigo íntimo del represor. Y por otro lado, la gente que hoy está integrando el más alto estrato de jueces en la Justicia federal, en su mayoría, es la misma gente que ya eran funcionarios durante la represión cuando llegaban los hábeas corpus y se respondían rechazándolos con costas a los familiares por falta de mérito, a pesar que la gente estaba desaparecida.

Y en este contexto, ¿cuál sería la vía para llegar a la justicia en Mendoza?
Elba: Un recambio de jueces en la Justicia federal.

Así de cortito.
Elba: Así de cortito y determinante.

¿Cómo creen que asume la sociedad mendocina el tema de la dictadura?
María Gil de Camín: Realmente se han visto cambios en toda la sociedad, no sólo la mendocina. En realidad, la sociedad ansía justicia y verdad, pero para lograrlo tenemos que comprometernos más cada uno y ayudar a la justicia. Cuando uno sabe de algún represor o de algún hecho que ha causado desaparecidos, hay que ir a los organismos de derechos humanos y contarlo. No tener miedo porque realmente los canales de la justicia se han abierto.

¿ La impunidad es la gran matriz de los problemas argentinos?
María Gil de Camín: Yo creo que la impunidad ha sido la madre de muchos vicios y de muchos miedos. La gente tiene mucho miedo de denunciar porque teme a las represalías todavía. No solamente en el caso de los desaparecidos, sino en cualquier otro caso de corrupción, de mala administración. Se ve que cuando una persona denuncia tiene represalias o teme a tener esas represalias. De una vez por toda tenemos que transparentar las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario