De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

7 de septiembre de 2003

5) Colonia Papagallos

5) Colonia Papagallos

Por Verónica Césari

La Colonia Papagallos fue uno de los centros clandestinos de detención que operó a principios del 76 en Mendoza y que no figura en el informe que realizó la Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP).
Se trataba de una casa construida para colonia de verano, emplazada en medio del piedemonte, a 14 kilómetros del centro de la ciudad. Hoy sólo quedan dos paredes en pie de lo que fue el lugar en donde estuvieron detenidos Ricardo Puga, Juan Basilio Sgroi y Francisco Solano López, entre otros.
Con el regreso de la democracia, el edificio quedó en estado de abandono. Su demolición fue detenida por orden del ex subsecretario de Educación Juan Manuel Estrella, cuando el mismo Puga reconoció por casualidad el lugar en donde estuvo detenido.
Puga explicó que él se dio cuenta de que ese es el lugar a donde lo llevaron en enero del 76, casi tres meses antes del golpe de Estado, cuando fue a buscar a una de sus hijas que estaba realizando una actividad escolar en ese lugar.
Las subidas y bajadas para llegar a la Colonia quedaron grabadas en la memoria de Puga y volverlas a transitar le devolvieron el recuerdo. Observando el lugar, encontró una prueba de su estancia allí: en una de las paredes del centro clandestino todavía seguía escrito su nombre, un testimonio que hoy ya no está.
Al darse cuenta de esta situación y de que estaban destruyendo el lugar, averiguó a qué dependencia del Estado correspondía para frenar la demolición, cosa que sucedió por orden de Estrella.
“Reconozco la actitud que tuvo en ese momento el director de Los Andes y la gente del diario, que días antes del golpe, publicó la lista de quienes estábamos detenidos en el penal de Mendoza, lo que nos legalizó ante la opinión pública y evitó la desaparición de mucha gente”.
Luego de su estancia en Papagallos, fue trasladado al D-2 y , paso seguido, a la Penitenciaría provincial. Sólo puede dar fe de la estancia de Sgroi y Solano López y sostiene que había otras personas pero nunca se enteró de quiénes se trataron y qué fue de ellos.
A un par de las personas que lo detuvieron en Arenales e Italia de Guaymallén les pudo ver las caras pero nunca pudo reconocer a sus secuestradores. Su detención se debió a una denuncia que realizaron con Sgroi, los dos eran militantes del Partido Auténtico, por un atentado que había sufrido Alberto Martínez Baca en San Rafael.
Pusieron de manifiesto, en una solicitud que publicó Los Andes, las actividades del jefe de policía, Julio César Santuccione, y la existencia de organismo parapoliciales, que ya estaban operando en la provincia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario