De qué se trata

Según una máxima del periodismo, una noticia tiene que contestar cuatro preguntas: Qué, Quién, Dónde y Cuándo (What, Who, Where, When). Se trata de la teoría de las cuatro W. Pero si queremos ir más allá, tenemos que responder la quinta W: Por qué (Why). Esa es la idea. Bienvenido.

7 de septiembre de 2003

2) El eje económico del golpe

2) El eje económico del golpe

Por Cristian Ortega

Existen numerosas investigaciones periodísticas que hacen eje sobre las motivaciones de los militares para asumir el poder. María Seoane y Vicente Muleiro, en el libro El Dictador -biografía de Rafael Videla-, explican que la razón del golpe fue la instauración de un modelo económico que delineaba un país excluyente, desindustrializado, con un Estado débil, para pocos con mucho y para muchísimos con casi nada.
La continuidad del modelo impuesto a fuego y sangre en 1976 fue ratificada por el propio Martínez de Hoz. En una entrevista a la revista 3 puntos, en octubre del 2002, dijo: “(Domingo) Cavallo y (Carlos) Menem fueron impulsores de nuestros mismos principios”.
Seoane y Muleiro, desarrollan: “Para Martínez de Hoz y el CEA (Consejo Empresario Argentino), el plan económico era una reedición de las variantes ortodoxamente liberales: internacionalización de la economía argentina con sesgo agroexportador, apertura irrestricta al comercio exterior, drástica concentración de la riqueza, reducción del crédito a pequeñas y medianas empresas, y endeudamiento externo. El plan era para un país con 10 millones de habitantes; sobraba la tercera parte y, sobre todo, los trabajadores industriales”.
En esa línea, Jorge Lanata en Argentinos II, dice cómo interpretaban el lineralismo los militares: “Una especie de precapitalismo salvaje, mezclado con anarquismo spenceriano, que planteaba la desaparición del Estado como contenedor social”.
En este esquema, jugó la oligarquía argentina, que nutrió con planes y hombres -Martínez de Hoz, apellido ilustre de la Sociedad Rural- a la dictadura de Videla y compañía.
En 1982, los salarios reales habían disminuido 40 puntos con relación a 1975. La deuda externa pasó de 5.500 a 200.000 millones de dólares entre 1975 y el 2002, incrementándose 365 por ciento durante la dictadura. Seoane, en su libro El saqueo de la Argentina, cuenta: “Este proceso de endeudamiento se inició con el régimen dictatorial del eje Videla-Martínez de Hoz. Luego ingresó al juego Cavallo, cuya intervención en el BCRA en el gobierno de (Reynaldo) Bignone, y más tarde desde el Ministerio de Economía con Menem y (Fernando) De la Rúa, sería decisiva”.
Seoane va más allá y detalla la génesis de este plan de endeudamiento programado y calculado: “La nueva era de dominio político sobre los países emergentes, vía la deuda, comenzó a desplegarse desde lo que se llamó la Comisión Trilateral (Trilateral Commission), fundada en 1973, un antecedente de lo que luego fue el Consenso de Washington”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario